Premonitoria reflexión sobre el presente argentino en ciencia – Editorial: marzo 2016

marzo 3rd, 2016

RAE Fer mapa primavera 30-9--08 023 Lamagna II 003

……..…Premonitoria reflexión sobre el presente argentino en ciencia………….

Festejo íntimo, satisfacción pública

En nuestro breve editorial, debemos detenernos para festejar con nuestros fieles visitantes de diversos países que visitan este sitio. El motivo –citado con alegría, en un espacio semejante, cada mes de marzo desde 2005 al cumplirse un nuevo aniversario- tiene que ver con el inicio del ciclo La ciencia argentina en la vidriera como micro radial, en 2004.

Afortunadamente, la divulgación del tema científico en los diferentes medios de comunicación se fue incrementando con el paso del tiempo. Es verdad, sin fanatismo pero de manera sistemática y con una calidad de profesionales de formación exquisita.

Nuestra intención, hace ya 12 años, era colaborar en la difusión de la tarea de tantos científicos y tecnólogos, así como de organismos de excelencia dignos de ser reconocidos. Encarada como una propuesta personal sin apoyo económico alguno, el ciclo tuvo la aceptación inmediata y agradecida de esos protagonistas e instituciones que pasaron por etapas diversas a lo largo de la historia argentina: esperanzadas a veces y hasta con logros notables, pero también destructivas hasta la amenaza misma de subsistencia.

La convicción que abrazaba nuestro empeño venía de tiempo atrás, pero recién se cristalizó en 2004. Y fue de manera coincidente al impulso dado por la administración del Dr. Néstor Kirchner, seguido luego por su sucesora en el cargo por dos períodos. Nos referimos a la Dra. Cristina Fernández de Kirchner, quien debutó en la presidencia –diciembre de 2007- haciendo jurar por primera vez en la historia argentina a un ministro de ciencia, tecnología e innovación productiva. La persona elegida fue el Dr. Lino Barañao.

Por ese entonces nuestro ciclo radial ya tenía una página web, a cuya inauguración –el 11 de diciembre de 2006- asistió el Dr. Barañao, entonces presidente de la Agencia, y a quien nuestro ciclo había entrevistado en varias oportunidades. Otras figuras reconocidas de la investigación y de la gestión de aquellos años, ya entrevistadas por nosotros, ocuparon puestos relevantes en el flamante ministerio.

La red de difusión de lo que iba sucediendo en ciencia con apoyo del Estado fue creciendo con el correr de los años. Pero ese pasado hecho de marchas y contramarchas en diferentes áreas de la administración central al más alto nivel, ponía en duda la continuidad –en particular si a ciencia nos remitíamos- cuando llegábamos a nuevos comicios según el calendario electoral de nuestra democracia.

La convicción del Dr. Lamagna

Dr. Alberto Lamagna

Dr. Alberto Lamagna

Alberto Lamagna –doctor en física e investigador- ocupaba ya una responsabilidad a nivel gerencial en la Comisión Nacional de Energía Atómica y lo habíamos  entrevistado en varias oportunidades. En uno de esos encuentros, nos aseguró que serían necesarios un par de gobiernos comprometidos con un apoyo decidido a la ciencia para que la Argentina no torciera la tendencia y así quebrar una realidad que en el pasado fue costoso para el país y para sus científicos e investigadores, cuando se frustraron  proyectos y tendencias prometedoras a nivel mundial, inclusive.

En esta línea cabe citar el episodio conocido como la Noche de los Bastones Largos, que lamentablemente la sociedad argentina no supo ni pudo evaluar y condenar oportunamente y por el cual se desmanteló lisa y llanamente una construcción valiosa de investigaciones y logros en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA. Algunos años antes prácticamente se fue expulsado el Dr. César Milstein –que continuaría con sus investigaciones en Inglaterra, resultado de lo cual obtuvo el Premio Nobel en 1984-, y unos años después –marzo de 1976- otro golpe militar volvió a perseguir a referentes claves para alcanzar una sociedad competitiva en sectores capaces de ubicar a la Argentina en posiciones de vanguardia.

Nobleza obliga, solemos decir. Y la verdad es que antes de los comicios presidenciales del pasado mes de octubre –y de la segunda vuelta de noviembre- uno de los candidatos, Mauricio Macri, que a la postre sería elegido presidente de la República, no reunía muy buenos antecedentes a la hora de ubicar a la ciencia en una posición decorosa, respetada y digna de estímulo. De hecho, había temores ciertos sobre lo que su triunfo podría significar de cara a políticas públicas vinculadas con la ciencia.

Afortunadamente, ese temor quedó sin sustento pronto por una determinación adoptada por el Ing. Macri.  En una decisión que fue recibida con satisfacción –y que de hecho tuvo el visto bueno de la presidenta que se alejaba del poder- el flamante ganador le propuso al Dr. Lino Barañao continuar al frente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. La aceptación del titular de dicha área durante 8 años –con el compromiso de la administración ejecutiva entrante de mantener presupuesto y proyectos, al tiempo de dar nuevo impulso a otros- fue en extremo importante y trascendente.

Asimismo, en este 3 de marzo de 2016, un hecho significativo tuvo lugar en San Carlos de Bariloche. La asistencia del Jefe de Estado a la rúbrica de un acuerdo público-privado, en el área de la tecnología y para beneficio del sector agropecuario. El acuerdo lo firmaron la empresa de tecnología más importante de la Argentina, INVAP S.E., y el Grupo privado Los GROBO. Fue precisamente en la sede de INVAP, que –por septiembre de 2014- y cuando Macri no era todavía el candidato de la coalición Cambiamos que lo llevaría a la victoria un año más tarde, recibió ciertos reparos de su parte.

En pocas palabras, podemos decir que tanto la continuidad del Dr. Barañao como ministro así como el cambio de perspectiva a la hora de reconocer una empresa orgullo del país en tecnología, fueron lecturas responsables del Ing. Macri en función de país, y que no hace más que consolidar una política de Estado en ciencia, en la Argentina. Recordamos entonces, aquella expresión del Dr. Alberto Lamagna, que así se erigió en premonitoria y alienta la esperanza de futuros logros en un sector clave para el desarrollo del país.

Así lo sentimos y quisimos contar en este espacio.

Luis María Barassi – Editorial, marzo 2016 –

“PREMONITORIA REFLEXIÓN SOBRE EL PRESENTE ARGENTINO EN CIENCIA”

——————————————————-

 

Entry Filed under: Editorial

Leave a Comment

Required

Required, hidden

Some HTML allowed:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed