LAMAGNA, Alberto – ¿Vamos camino a la sociedad del conocimiento? – Invitado del mes: octubre 2015

octubre 1st, 2015

Lamagna II 001

……………….¿Vamos camino a la Sociedad del Conocimiento?…………………..

Ya nadie discute que entrar de lleno a llamada sociedad del conocimiento nos

permitirá a los argentinos tener mejor calidad de vida y distribución de riqueza.

Expresiones tales como “dependencia tecnológica”, “autonomía tecnológica”,

dan cuenta de la existencia de naciones que poseen tecnología y de naciones

que no la tienen, y que por lo tanto dependen de las otras para el

abastecimiento de elementos tan importantes.

En la Argentina hay hechos aislados, como el plan nuclear y el espacial -dependientes del

Ministerio de Planificación Federal- que nos permiten ver los primeros

resultados de transitar ese camino hacia una producción de bienes con mucho

valor agregado. Sin embargo, después de 12 años de apoyo sostenido a la

Ciencia a través del CONICET y del Ministerio de Ciencia, Tecnología e

Innovación no se ven resultados sustantivos en otras áreas de la industria.

¿Qué pasó entonces? ¿Por qué quedan muchas asignaturas pendientes? Más

allá de que los procesos en ciencia y técnica son lentos, en particular, la realidad es que en

el proceso están involucrados los recursos humanos.

Y queda claro que se necesitan aún más científicos que investiguen

temas de interés nacional, también se necesitan más tecnólogos y más ingenieros. Es

necesario que las nuevas camadas de jóvenes científicos dediquen su esfuerzo y creatividad

a grandes proyectos tecnológicos, en lo nuclear y espacial, y en todas las áreas industriales

nuestras PYMES necesitan mejorar su competitividad merced a la innovación tecnológica.

 

El Desafío del Desarrollo Tecnológico

 

Los jóvenes serán el verdadero instrumento de transformación económica de

la sociedad si es que se dedican a temas de agenda nacional en vez de hacer

ciencia, llamada a veces de “excelencia” porque sigue la agenda de los países

más poderosos.

Cuando un científico que ha realizado una tarea de investigación básica o ha

trabajado en la academia, y luego quiere hacer desarrollo tecnológico, no se debe

confundir. Es distinta la aproximación para resolver los problemas, para avanzar

rápido como se quiere en este caso. Así, “bajar los tiempos del laboratorio al

mercado” es el objetivo más importante.

El mayor desafío al desarrollar tecnología tiene que ver con sacarse los

prejuicios de una aproximación ordenada, como se suele hacer ciencia en la

academia; en tecnología lo más importante es avanzar el paralelo llegando

rápidamente a un primer prototipo a escala de laboratorio y después se va

mejorando con conocimiento básico. La tecnología debe considerarse como un

material perecedero, dado que no tenemos tiempo infinito para ponerla en el

mercado de manera competitiva. La variable tiempo en el desarrollo de nuevas

tecnologías es fundamental, si no se llega rápido no sólo se habrá perdido

tiempo si no también los recursos invertidos.

No es que no se emplee el método científico, sino que el tecnólogo no espera a

tener todo absolutamente claro para desarrollar prototipos o procesos

innovadores. El conjunto de conocimientos que definen una cierta tecnología

está integrado no sólo por conocimientos científicos sino también por

conocimientos empíricos como los que resultan de observaciones y ensayos.

Finalmente, el verdadero desafío es que en los grandes proyectos trabajen

juntos ingenieros, tecnólogos y científicos básicos, con sus distintas visiones;

y tenemos que conciliar el problema de la distintas percepciones que se tiene del

tiempo que hay para un desarrollo, porque la sociedad que nos financia

necesita resultados en pocos años.

 

La Transferencia de Tecnología del Laboratorio a las Empresas es Clave

 

En la Comisión Nacional de Energía Atómica tenemos esa tradición tecnológica

que en los años 70 introdujo Jorge Sabato: el concepto de “fábricas de

tecnología”, esto es, el de unidades destinadas específicamente a la producción de

tecnología.

Se podría pensar en la conveniencia de que en las Facultades de Ciencia se enseñe una

materia de posgrado de “Introducción al Desarrollo Tecnológico” donde se vean y analicen

los postulados de Sabato. La problemática de la transferencia de tecnología del laboratorio

a la PYME; y que se compartan experiencias de los tecnólogos que hayan participado en

grandes proyectos de la CNEA, CONAE, INVAP, ARSAT, e Y-TEC.

Unos de los problemas que se vio en distintos lugares del mundo, es que cuando se

quiere transferir tecnología tiene que haber un acuerdo entre el “laboratorio -que

genera la tecnología e innovación”- y la empresa receptora de esta. A veces, si

bien parece que se entienden las partes antes de empezar la colaboración, no

es así porque no se definió bien que grado de madurez tecnológica tiene el

desarrollo, o en otras pablaras cuanto falta para pasar a su comercialización.

 

Definir Instrumentos de Medición del Grado de Tecnología para hacer más eficiente la Transferencia de Conociendo a las Empresas.

 

Esta necesidad de definir bien qué desarrolla el laboratorio a la empresa fue

resuelta en muchos países con una métrica para medir “los niveles o grados de

madurez tecnológica” (en ingles TRL=Technology Readiness Level). Los TRLs

surgen en EE.UU, en agencias gubernamentales como NASA, DOE y DOD,

para minimizar el riesgo y tener idea de la incertidumbre de una tecnología que

termina en un sistema espacial o en producto. Actualmente se usa en las

Universidades de EE.UU., en la Comisión de Energía Atómica de Francia, y en

la Unión Europea en los proyectos del Programa Horizon 2020 con el objetivo

central de mejorar la transferencia de tecnología desde el laboratorio al

mercado, hacia las PYMES en general, sabiendo desde que TRL se parte al

iniciar y a qué nivel se quiere llevar en cada uno de los proyectos, minimizando

riesgos de inversión y evitar los malentendidos entre científicos y la empresa

requirente de la tecnología.

TRL 9. Sistema final probado en entorno operacional.

TRL 8. Sistema completo y cualificado.

TRL 7. Demostración de prototipo en entorno operacional.

TRL 6. Tecnología demostrada en entorno relevante.

TRL 5. Tecnología validada en entorno relevante.

TRL 4. Tecnología validada en laboratorio.

TRL 3. Prueba de concepto experimental.

TRL 2. Concepto tecnológico formulado.

TRL 1. Principios básicos observados.

 

Por ejemplo, el error más común entre los científicos y las empresas ocurre en

que, los primeros, apuntan a desarrollar TRL3 y prometen TRL5, y las empresas

esperan del grupo de I+D que le entreguen algo TRL6 o TRL7, para hacer

ingeniería de producto. Además, está el problema real que para saltar esta

brecha se necesitan inversiones crecientes y en general no se encuentra quien

las financie.

 

Porqué tenemos que apoyar masivamente a nuestras PYMES

 

Este objetivo estratégico de transferir masivamente a las PYMES conocimiento, a través de

tecnología en innovación, debería ser en nuestro país tema

central de la agenda del futuro MINCYT, dado que las PYMES son las grandes

generadoras de empleo, y además, si estas tienen altos niveles de tecnología

mejor remunerados serán sus trabajos.

Para alcanzar este gran objetivo, el gran desafío son los recursos humanos, y el

cambio de paradigma debe basarse en un nuevo perfil de profesionales orientados a

la tecnología aplicada. La aspiración que en general tienen los científicos de

disfrutar de libertad académica para investigar, obviamente la pueden

desarrollar “mayoritariamente” en las Universidades, pero no en instituciones

como la CNEA o CONAE orientada por su financiación de grandes proyectos.

Si queremos entrar a la Sociedad del Conocimiento, es clave definir si el rol

del CONICET será en un futuro el de acompañar las necesidades del tejido

industrial de las empresas argentinas, transformándose en el gran laboratorio

de I+D que necesitan para mejorar la competitividad.

Dr. Alberto Lamagna – INVITADO del MES: Octubre 2015 – ¿VAMOS CAMINO A LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO?

—————

Entry Filed under: Columnistas

Leave a Comment

Required

Required, hidden

Some HTML allowed:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed