IARH y FADA, Informe sobre el agua – Invitación del mes: Agosto 2015

agosto 1st, 2015

El tema del agua interesa y preocupa en el mundo, y también en la Argentina. Y nos detenemos en nuestro país porque están cerca los comicios presidenciales de octubre. Para saber la opinión de los precandidatos sobre el tema, FADA (Foro Argentino del Agua) y el IARH (Instituto Argentino de Recursos Hídricos) elaboraron un completo Informe que fue enviado a los equipos de trabajo de quienes competirán por el máximo poder del Estado. Para contar con una primera opinión, dichas organizaciones promovieron un desayuno de trabajo. En nuestro sitio, y tras la presentación del Informe, se podrá leer un comentario de prensa muy completo sobre dicha experiencia.

Pochat serie programas 019

…………………………..EL AGUA EN LA GESTIÓN DE GOBIERNO……………………….
INTRODUCCIÓN
El agua, además de ser un elemento imprescindible para la vida y la salud de las personas,
la flora y la fauna, cumple un rol clave en todos los sectores sociales y económicos de la
comunidad. En efecto, el agua es transversal a todos y cada uno de los ámbitos y actividades de la
sociedad, como la producción de alimentos, la generación de energía, la explotación de recursos
minerales e hidrocarburíferos, las diversas actividades industriales, el transporte, la protección de
la naturaleza, entre otros, siendo además un insumo fundamental en lo concerniente a la calidad
de vida de la sociedad, especialmente en las cuestiones inherentes a la pobreza.
Uno de los grandes problemas de las últimas décadas es el aumento creciente de la
contaminación, producido por el mal manejo de los residuos sólidos y el vuelco a los cuerpos de
agua de efluentes domésticos e industriales sin tratamiento. Por otra parte, las consecuencias de
la variabilidad y el cambio climático se están viendo particularmente reflejadas en los fenómenos
extremos (inundaciones y sequías) relacionados con el agua, tanto en su frecuencia como en su
intensidad.
Dado el rol estratégico de este recurso, vital e irreemplazable, así como el tiempo que
requieren la puesta en práctica de las soluciones adecuadas, se considera que el tema hídrico
debería ser una política de estado y figurar en la agenda gubernamental con independencia de los
vaivenes políticos del país.
En consecuencia entendemos que esta temática referida al agua en la gestión de
gobierno ocupe un lugar de privilegio en las plataformas que las agrupaciones políticas que
participarán en las próximas Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) y posteriores
elecciones generales ofrecerán para el análisis de la ciudadanía.
EL AGUA EN ARGENTINA
A fin de aportar elementos que posibiliten una futura profundización del conocimiento y
perspectiva en aquellos aspectos de interés, se acompaña un breve diagnóstico y reflexiones de
relevancia sobre la situación de los recursos hídricos en nuestro país.
Aspectos climáticos e hidrológicos
La amplia extensión latitudinal y gran variación altimétrica de la República Argentina
determinan su amplia variedad climática, desde los fríos en la Patagonia hasta los climas
subtropicales al norte, con predominio de los templados en la mayor parte del país, debiendo
destacarse que el 76% del territorio se encuentra en condiciones de aridez o semiaridez, al recibir
precipitaciones anuales medias menores a 800 mm anuales.
La actual oferta del recurso hídrico –para una población estimada de 42.154.000 personases
de alrededor de 19.400 m3/habitante/año. Aunque esta cifra puede parecer como
cuantitativamente generosa, cabe destacar que la distribución espacial es muy heterogénea. El
85% del agua del país corresponde a los territorios argentinos de la Cuenca del Plata, con sus ríos
Paraguay, Uruguay y Paraná, entre sus cursos de agua principales. En el otro extremo se sitúan las
provincias áridas y semiáridas, con cuencas de escasa pluviosidad y menos del 1% del total del
agua superficial. En cuanto al agua subterránea, los últimos estudios disponibles consignan que un
30% del agua utilizada corresponde a ese tipo de fuente.
Agua potable y saneamiento
La provisión de agua potable y servicios de saneamiento ha demostrado ser un método
indiscutible para la prevención de muchas enfermedades. De acuerdo a los últimos datos
disponibles (Censo Nacional 2010), 5.800.000 habitantes aún no estaban abastecidos por sistemas
de agua potable por red, mientras que 17.000.000 habitantes no disponían de servicios de
evacuación de excretas por red. Para tener un panorama más preciso, es importante señalar que
existe una marcada disparidad en los niveles de cobertura de agua potable y saneamiento entre
provincias y entre áreas urbanas y rurales, aumentando la demanda urbana por su continua
expansión.
El vertido de las aguas residuales domésticas sin depurar a los ríos y lagos y la infiltración
de excretas provenientes de fosas sépticas y redes de alcantarillado mal mantenidas, constituyen
una de las principales fuentes de contaminación de las aguas superficiales y subterráneas,
generando un riesgo potencial para la salud de la población. Sólo el 10% del volumen total de los
efluentes domésticos recolectados por los sistemas de desagües cloacales, son tratados por un
sistema de depuración.
Riego
 
El agropecuario es uno de los sectores más importantes de la economía argentina, pues no
sólo satisface la demanda interna, sino que genera alrededor de la cuarta parte del valor de las
exportaciones y es la base de las exportaciones de manufacturas industriales. El riego es vital en
las zonas áridas y semiáridas y un complemento significativo en las zonas húmedas.
El país cuenta con 125 sistemas o zonas de riego, tomando en cuenta el riego
complementario e integral. La superficie regada total es del orden de 1,5 millones de hectáreas y
el potencial de tierras aptas para riego es de 6,3 millones de hectáreas aproximadamente. Si bien
esto indicaría que hay un gran potencial de expansión, en muchos casos se requieren grandes
inversiones para llegar a entregar el agua a las áreas a incorporar, careciéndose de un plan integral
de desarrollo con riego.
El 68% de la superficie bajo riego se ubica en las regiones áridas y semiáridas del país y el
32% restante en las regiones húmedas, tratándose de riego complementario o riego para arroz.
Aunque el área bajo riego representa solamente 5% del área agrícola del país, su participación en
el valor de la producción sectorial ha oscilado entre 25% y 38%.
El 70% del volumen de agua se utiliza para riego. La eficiencia en este uso, en general se
encuentra en niveles muy bajos, con una media inferior a 40%. Además, debido al cambio
climático, aumentará la evaporación como consecuencia del aumento de temperatura. Por otra
parte, se considera que existen 500.000 hectáreas que están afectadas, en distintos grados de
intensidad, por problemas de drenaje o salinidad y deterioro de los suelos, incluso en la Pampa
Húmeda.

Industria, minería e hidrocarburos
El sector manufacturero genera un 18% del PIB argentino. Las principales ramas de la
actividad industrial -alimentos, química y petroquímica, automotores, bienes de consumo
durables, textil, metalurgia y acero- son consumidores de significativos volúmenes de agua,
especialmente subterránea.
La explotación de canteras y minas, que tuvo una participación históricamente marginal en
el producto de Argentina, a partir de cambios en la legislación y el consecuente aumento de
inversiones muestra en los últimos años un fuerte dinamismo. El total de la producción metalífera,
que consume importantes volúmenes de agua, es de 280.000 toneladas anuales, correspondiendo
un 60% al hierro.
La explotación de oro y otros metales en algunas provincias ha hecho surgir
preocupaciones en cuanto a la eventual afectación de glaciares, la cantidad de agua requerida y la
posibilidad de contaminación de cuerpos de agua como consecuencia de los elementos utilizados
para la separación de los metales.
Análogamente, a las preocupaciones existentes por el uso del agua y la contaminación
resultante de la explotación convencional de gas y petróleo, se ha sumado recientemente la
causada por la obtención de esos hidrocarburos por el método de fracturamiento hidráulico
(fracking), que se estima requiere volúmenes mayores de agua y la utilización de elementos que
pueden contaminar el agua superficial y subterránea, aunque no se dispone de información
fehaciente al respecto.
Aprovechamientos de uso múltiple
Las necesidades de incrementar la disponibilidad del recurso hídrico regulando su
variabilidad estacional, de atenuar crecidas y de generar energía eléctrica, impulsó desde
principios del siglo XX la construcción de embalses y aprovechamientos de propósito múltiple.
Inicialmente los esfuerzos del Estado se orientaron a las zonas áridas y semiáridas, acompañando
el desarrollo de las áreas de riego y, posteriormente, a la generación masiva de energía eléctrica,
por medio de grandes obras de carácter binacional en los ríos Paraná y Uruguay. A la fecha el país
ha construido una importante capacidad de regulación con más de 100 aprovechamientos en
funcionamiento y dedicados, en su gran mayoría, a usos múltiples (generación eléctrica,
suministro de agua municipal e industrial, riego, atenuación de crecidas, navegación y recreación).
La construcción de la mayor parte de los embalses en paisajes áridos o semiáridos, de muy
baja o nula densidad poblacional, no generó conflictos ambientales significativos en relación con
los beneficios derivados de la regulación de crecidas y del riego en el marco de la gestión integrada
de los recursos hídricos. En las últimas décadas, la construcción y el proyecto de obras en la región
húmeda, mediante aprovechamientos binacionales de porte en los ríos Uruguay y Paraná –en un
marco de mayor preocupación comunitaria por las consecuencias ambientales y sociales de las
acciones de desarrollo- han generado conflictos que impulsaron, por un lado, el establecimiento
de procedimientos de evaluación de impacto ambiental para estas obras y, por otro, que esas
preocupaciones se constituyan en protagonistas de decisiones técnicas y políticas sobre el
desarrollo de las obras.

Energía
En cuanto al sector eléctrico en particular, la generación aportada durante 2014 al Sistema
Interconectado Nacional (SIN) por las centrales hidroeléctricas fue de 40.667 GWh, equivalente a
un 31% de la generación anual total. Cabe destacar que esa magnitud corresponde a sólo el 29%
del potencial hidroeléctrico técnicamente explotable, estimado en 141.000 GWh, el cual está la
mayor parte asociado a la Cuenca del Plata (ríos Paraná, Uruguay y Bermejo) y a las cuencas que
desaguan en el Atlántico (ríos Colorado, Negro, Chubut y Santa Cruz).
Por otra parte, la demanda mundial de biocombustibles continúa consolidando una
proyección que sitúa a la Argentina en las primeras posiciones como productor y exportador
mundial de biodiesel, tomando como base su carácter de primer exportador mundial de aceite de
soja. Según sea la zona del país que se utilice para los cultivos para la producción de
biocombustibles, será la magnitud del impacto sobre los recursos hídricos requeridos.
Navegación fluvial
La navegación fluvial se desarrolla en las grandes vías fluviales del Sistema de la Cuenca del
Plata. Por el Río Paraná, desde el Río de la Plata hasta el puerto de Santa Fe, se mantiene por
concesión un canal de navegación señalizado para navegación de buques con destinos de
ultramar. Desde Santa Fe hasta Corrientes el calado se limita a 10 pies, lo que determina el
predominio de trenes de barcazas. La ruta para barcazas continúa hacia aguas arriba por el río
Paraguay, o por el río Alto Paraná hasta Puerto Iguazú, atravesando la esclusa del
aprovechamiento de Yacyretá.
La Hidrovía Paraguay-Paraná es un proyecto conjunto de los países de la Cuenca del Plata
para asegurar la navegación permanente de hasta 10 pies de calado desde el Puerto de Nueva
Palmira (Uruguay) hasta Puerto Cáceres (Brasil). El río Uruguay es navegable principalmente hasta
Concepción del Uruguay (Argentina)/Paysandú (Uruguay). Se está desarrollando actualmente su
dragado y balizamiento para permitir la navegación entre el km 0 y el km 187,1, con 23 pies de
calado, incluyendo el canal de acceso al puerto de Concepción del Uruguay, y en el Canal Casa
Blanca hasta el km 206,8, Puerto de Paysandú, con 17 pies. Para la concreción de la obra,
Argentina y Uruguay aportan por partes iguales los recursos financieros necesarios, conforme a
recientes acuerdos binacionales.
Recreación
Las actividades de recreación y turismo se encuentran estrechamente relacionadas con la
existencia y disponibilidad de cuerpos de agua. Esto cobra mayor relevancia en la región árida y
semiárida, donde los embalses constituyen centros de actividad creciente para deportes de
contacto, navegación y pesca deportiva, además de ser fuente para los servicios municipales. Hay
un problema de acceso a las costas con fines recreativos que no ha sido resuelto en el nuevo
Código Civil. Este problema se pone de manifiesto en la zona patagónica en relación con la pesca
deportiva, el canotaje, etc.

Calidad del agua
Existe en Argentina una amenaza creciente a la sostenibilidad de las fuentes de aguas superficiales
y subterráneas por la alteración antrópica del uso del suelo en su cuenca de aporte. Las prácticas
agrícolas no conservacionistas, la deforestación, el uso de agroquímicos y los cambios en el uso del
suelo, particularmente la urbanización, perturban el balance hídrico y las condiciones de calidad
de las fuentes. Ejemplo de estos fenómenos son:
? La contaminación de cursos de agua y reservorios superficiales por aguas servidas sin tratar,
provenientes de asentamientos urbanos e industriales ribereños o situados en la cuenca de
aporte.
La contaminación de acuíferos por disposición de líquidos cloacales en pozos ciegos o el
desarrollo urbano industrial intensivo por sobreexplotación. Contribuyen a esta situación
graves deficiencias en el manejo y disposición de los residuos sólidos urbanos y tóxicos
industriales, particularmente en las periferias urbanas.
En el interior del país, las grandes industrias y las actividades productivas extensivas son causa
de contaminación de fuentes de aguas superficiales y subterráneas. Por ejemplo, la industria
petroquímica y extracción de calizas (Región Pampeana); la extracción petrolera, industria
azucarera y fundiciones de plomo (Noroeste); extracción petrolera y de uranio, oro y plomo
(Cuyo), y la extracción petrolera y de carbón (Patagonia Sur).
En muchas poblaciones y zonas rurales de las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Córdoba y
Santa Fe, entre otras, se ha detectado aguas destinadas al abastecimiento de la población con
contenidos naturales de arsénico que exceden notablemente las normas de agua potable.
El incremento en la cantidad de sólidos en suspensión por mayor erosión hídrica debido a
procesos de deforestación, sobrepastoreo o mal manejo de las tierras arables.
La presencia de agroquímicos (plaguicidas y fertilizantes) en cursos superficiales.
En cuanto al riego en las zonas áridas y semiáridas, el mal manejo del sistema agua de
riego/manto freático/suelo y drenaje ha causado serios problemas. La salinización de las aguas
y de los suelos representa una grave amenaza para la sustentabilidad del sector.
La contaminación de las aguas subterráneas, producto del mal manejo de los acuíferos
(sobreexplotación generalizada o sobre-extracción localizada, falta de medidas de protección y
de conservación).
Vulnerabilidad al cambio climático
Son notables las tendencias climáticas que han ocurrido en la mayor parte del territorio
argentino en las últimas tres o cuatro décadas. Y es muy probable que ellas estén relacionadas con
el cambio climático global. Dichas tendencias han afectado los sistemas naturales y las actividades
humanas, requiriendo una rápida adaptación. Las más importantes son el aumento de las
precipitaciones medias anuales en casi todo el país y muy especialmente en el noreste y en la zona
oeste periférica a la región húmeda tradicional, el de la frecuencia de precipitaciones extremas en
gran parte del este y centro del país, el de la temperatura en la zona cordillerana de la Patagonia y
Cuyo, con retroceso de algunos glaciares y el de los caudales de los ríos y de la frecuencia de
inundaciones en todo el país.
Dado que las obras hidráulicas no pueden proyectarse para las condiciones más exigentes
conocidas y -mucho menos aún- para aquellas que se impondrán en el futuro debido a las
modificaciones del clima, los alertas hidrológicos son una buena herramienta para minimizar los
daños.
Aplicable a todos los temas presentados, es la escasísima medición continua de los
componentes del clima, la disponibilidad de agua, la contaminación, etc., para lo cual el país
deberá hacer un esfuerzo particular para densificar las redes de observación, instalar instrumental
apropiado, operado por profesionales idóneos y reconocidos, y elaborar información apropiada,
que deberá ser puesta a disposición de toda la población.
Fenómenos extremos
Argentina ha soportado periódicamente fenómenos extremos de crecidas y de sequías en
distintas regiones del país. Estos fenómenos se han visto intensificados y con ocurrencia más
frecuente en las últimas décadas.
La región de la Cuenca del Plata, con sus grandes ríos, es la que soporta los fenómenos de
crecidas extraordinarias de mayor magnitud en términos de volúmenes, tiempos, áreas inundadas
y pérdidas. Desde 1970 los episodios han incrementado su frecuencia, ocurriendo uno cada cuatro
años en promedio, ocasionando pérdidas importantes en la infraestructura, la producción
agropecuaria, los bienes privados y las actividades económicas.
Además de esos fenómenos de inundación, ocurren también fenómenos aluvionales por
lluvias torrenciales, con movimiento de grandes masas de material sólido (región de la precordillera
oriental en el noroeste, bardas en la región del Comahue).
Asimismo, los episodios de precipitaciones de intensidad extraordinaria, en áreas de la
llanura pampeana y de la planicie chaqueña, dan origen a anegamientos de gran extensión por
limitaciones del drenaje, agravadas por un mal manejo del suelo y caminos rurales deficientes.
Por otra parte, la ocupación urbana del territorio se ha realizado sin considerar sus
potencialidades y restricciones, por lo cual numerosas ciudades se han asentado en zonas
ribereñas o cercanas a cursos de agua y hasta en el propio valle de inundación. En las últimas
décadas esta ocupación -normalmente asociada a cuestiones de valorización o propiedad de los
terrenos- se vio en la mayoría de los casos drásticamente afectada por las inundaciones, agravadas
por las edificaciones y entubamientos de cursos naturales con insuficiente capacidad de
evacuación, que dificultan el normal escurrimiento de las aguas. En general, el ordenamiento
urbano y los controles son reducidos y desarticulados. Las inundaciones ocurridas en seis
provincias argentinas durante el mes de marzo de 2015, son buenos ejemplos.
Cabe agregar los fenómenos de intensas precipitaciones en zonas urbanas, con un gran
porcentaje de áreas impermeables, los que han causado inundaciones muy importantes, como la
ocurrida en la ciudad de La Plata en abril de 2013.
Deforestación
Una fuente para mitigar los efectos de las precipitaciones intensas es la cobertura vegetal.
La sanción en 2006 de la Ley de Bosques no ha logrado frenar el avance de la deforestación de
bosques nativos en nuestro país. La tala indiscriminada en muchas regiones se relaciona en forma
directa con la expansión del cultivo de soja o las urbanizaciones poco planificadas. La evolución de
la superficie de bosques en todo el país ha disminuido en 69 millones de hectáreas (ha), pasando
de 100 millones en 1900 a 31,4 millones en la actualidad.
Al evitar los desmontes y la construcción de barrios en lugares donde existían espacios
verdes se contribuye a disminuir la velocidad de la escorrentía y el daño producido por crecientes
extraordinarias.
Prohibir durante muchos años, bajo el amparo de la ley de bosques o de las constituciones
provinciales, el desarrollo hotelero e inmobiliario en lugares donde hubo incendio de bosques
nativos -como las 34.000 ha en Chubut, en febrero-marzo 2015- puede ser una buena iniciativa.
Asimismo se puede reforestar las cuencas altas de las zonas serranas, reforzar diques de
contención, fijar las cuencas y pendientes a la hora de habilitar el crecimiento urbano.
En un contexto en el que los responsables de diseñar políticas desde el estado prefieren
atribuir al cambio climático los males de los que no son enteramente inocentes, sirven como
lecciones a aprender los recientes hechos en varias provincias del país, donde se ha reconocido el
efecto de los desmontes sobre las inundaciones.
Se requiere un adecuado ordenamiento territorial para establecer, entre otros aspectos,
las zonas que pueden destinarse a la producción y aquellas en que debe evitarse, tomando en
cuenta las condiciones climáticas y edafológicas.
Política hídrica
La Subsecretaría de Recursos Hídricos (SSRH) promovió, a partir de 2000, un proceso de
discusión, con amplia participación en todas las provincias, que culminó en la definición de los
“Principios Rectores de Política Hídrica de la República Argentina”, cuyo propósito es brindar
lineamientos que permitan integrar los aspectos técnicos, sociales, económicos, legales,
institucionales y ambientales del agua, en un proceso de toma de decisiones que se coincide en
denominar Gestión Integrada de los Recursos Hídricos (GIRH).
El 19 de diciembre de 2002, los representantes de los organismos del área hídrica de las
provincias y de la Nación firmaron un acuerdo para la creación del Consejo Hídrico Federal
(COHIFE), el cual se constituyó formalmente el 27 de marzo de 2003. El 17 de septiembre de 2003
se suscribió el Acuerdo Federal del Agua. El COHIFE fue reconocido en diciembre de 2008 por la
Ley Nacional Nº 26.438, que ratifica su Acta Constitutiva, su Carta Orgánica y las Actas de las
Asambleas Extraordinarias N° 1 y 2 (www.cohife.org.ar). Algunas provincias han basado la
actualización de sus códigos o leyes de aguas en los Principios Rectores, esperándose que las
restantes también lo hagan.
Plan Nacional Federal de los Recursos Hídricos
El Plan Nacional Federal de Recursos Hídricos (PNFRH) es una iniciativa conjunta del
COHIFE y de la SSRH, que fue aprobado en la Asamblea del COHIFE de noviembre de 2006. El
objetivo del PNFRH es promover la GIRH, mediante un proceso participativo que facilite la
coordinación y cooperación entre todos los organismos hídricos y no hídricos, que influyen sobre
la gestión hídrica.
Su metodología se apoya sobre estos tres criterios principales, que se derivan de una visión
que es compartida por la SSRH y el COHIFE:
La priorización de los problemas en un marco participativo, como paso previo a la priorización
de las acciones, facilitará la colaboración entre organismos de diferentes sectores o
jurisdicciones. Los problemas de gestión hídrica a priorizar son los que afectan directamente a
la población.
Un proceso participativo facilitará la colaboración entre diferentes organismos para el diseño y
la ejecución, en forma conjunta, de acciones dirigidas a resolver los problemas que enfrenta la
gestión hídrica.
La difusión de las acciones conjuntas realizadas en el marco del PNFRH contribuirá a acelerar
el proceso de planificación, mediante su efecto demostración.
Legislación de aguas.
El carácter federal del sistema de gobierno está reflejado, entre otros aspectos, en el Art.
124 in fine de la Constitución Nacional –reformada en 1994- donde establece que “corresponde a
las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio”.
La reforma de 1994 incorporó también el artículo 41, donde se establecieron diversas
garantías para los habitantes, relativas al ambiente y a los recursos naturales. Su párrafo tercero
atribuye a la Nación la jurisdicción “para dictar las normas que contengan los presupuestos
mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquéllas
alteren las jurisdicciones locales”.
La actual legislación nacional sobre el agua está constituida por las normas contenidas en
los Códigos Civil, de Comercio, de Minería, Penal y leyes federales como las de energía,
navegación, transporte, puertos, protección del ambiente y de los recursos naturales, etc., las que
contienen disposiciones directa o indirectamente relacionadas con el agua. A su vez la Nación ha
ratificado tratados internacionales sobre aguas compartidas y construcción de obras de uso
múltiple, entre otros temas, cuya normativa involucra directa o indirectamente al agua.
Cabe consignar, por su parte, que en diciembre de 2002, se promulgó la Ley Nº 25.688,
denominada “Régimen de Gestión Ambiental de Aguas”, la cual ha sido objeto de numerosas
críticas y hasta de presentaciones judiciales impulsando la declaración de su inconstitucionalidad.
La mayoría de las autoridades hídricas provinciales, con diferentes matices, coinciden en que la ley
avanza sobre competencias provinciales no delegadas a la Nación en materia de cuencas y de
organización de Comités de Cuencas, como también en la gestión de los recursos naturales, el
desarrollo de instituciones locales y la planificación, uso y gestión del agua.
Como respuesta a dichas objeciones, la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable
del Senado de la Nación organizó una serie de reuniones, con el objetivo de recoger las opiniones
de representantes en temas hídricos y ambientales de las provincias y de la Nación y de los
principales organismos interjurisdiccionales, y de expertos en la materia. En 2004, representantes
de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable y de la SSRH, a pedido de dicha Comisión,
propusieron en forma conjunta criterios “para ser considerados en una eventual modificación de
la Ley Nº 25.688”, lo cual no dio lugar a acciones posteriores.
Posteriormente, tanto el COHIFE como el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA)
realizaron talleres internos sobre el tema. En julio de 2014 el COHIFE difundió un documento que
contiene diez propuestas -que fueron acordadas en una Asamblea Extraordinaria- con el fin de
que sean tenidas en cuenta de concretarse una eventual reglamentación de la ley.
A nivel provincial la situación legal es muy amplia y variada. En síntesis, se puede comentar
que hay provincias que tienen bien desarrollada su normativa y otras que aún no tienen ni leyes
específicas sobre temas que les afectan, tales como promoción de sistemas de riego, organización
de usuarios, derechos de agua, tarifas que incluyan un pago adecuado del agua, gestión de
acuíferos, etc.
Organización institucional
El organismo rector de la gestión de los recursos hídricos a nivel nacional es la
Subsecretaría de Recursos Hídricos (SSRH), la cual depende de la Secretaría de Obras Públicas
(SOP) del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, de acuerdo con el
Decreto 27/2003 (www.hidricosargentina.gov.ar).
Sus objetivos son, entre otros, la asistencia a la SOP en la elaboración y ejecución de la
política hídrica nacional y la propuesta del marco regulatorio relativo al manejo de los recursos
hídricos, vinculando y coordinando la acción de las demás jurisdicciones y organismos
intervinientes en la política hídrica; la elaboración y ejecución de programas y acciones vinculadas
a la gestión de los recursos hídricos internacionales compartidos, sus cuencas, cursos de agua
sucesivos y contiguos y regiones hídricas interprovinciales; la formulación y ejecución de
programas y acciones de gestión y desarrollo de infraestructura; la ejecución de la política nacional
de prestación de los servicios públicos y de abastecimiento de agua potable y saneamiento básico;
la asistencia al señor Secretario de Obras Públicas en la supervisión del Organismo Regulador de
Seguridad de Presas (ORSEP) y del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA); la
supervisión del accionar del Instituto Nacional del Agua (INA); el ejercicio del contralor del
accionar del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO), de la Autoridad
Interjurisdiccional de las Cuencas de los ríos Limay, Neuquén y Negro (AIC) y de la Comisión
Regional del Río Bermejo (COREBE).
Dentro de la estructura del gobierno nacional, existen otros organismos con injerencia en
la gestión del agua -algunos de los cuales tienen mayor nivel jerárquico que la SSRH- tales como la
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (política y gestión ambiental), el Ministerio del
Interior y Transporte (representación del Gobierno Nacional en los órganos de gobierno de
algunos organismos de cuencas interjurisdiccionales), el Ministerio de Relaciones Exteriores,
Comercio Internacional y Culto (recursos hídricos compartidos con los países limítrofes) y el
Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (programas de rehabilitación de áreas de riego y de
recuperación de áreas inundadas o salinizadas; organismo dependiente, Instituto Nacional de
Tecnología Agropecuaria-INTA). En el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y
Servicios se encuentra la Secretaría de Energía (desarrollo de esquemas de aprovechamiento
hidroeléctrico; titularidad del 99% de las acciones de la Sociedad Anónima Emprendimientos
Energéticos Binacionales Sociedad Anónima-EBISA). Dentro de la Secretaría de Transporte del
Ministerio del Interior y Transporte se encuentra la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables
(políticas y planes sobre transporte fluvial y marítimo). Del Ministerio de Turismo depende la
Administración de los Parques Nacionales (conservación de la diversidad biológica y cultural de las
áreas protegidas bajo su jurisdicción). El Ministerio de Defensa alberga a los Servicios
Meteorológico Nacional y de Hidrografía Naval. Del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación
Productiva depende el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), con
varios centros dedicados a los temas hídricos.
La existencia de diversas instituciones vinculadas al sector hídrico da lugar,
inevitablemente, a que organismos con objetivos diferentes se interesen por un mismo tema.
Estas situaciones, que son inevitables en las organizaciones complejas, implican que es necesario
crear mecanismos de coordinación -que pueden no ser formales- para evitar el derroche de
recursos y para poder aspirar a que las acciones de todos se enmarque en una visión sistémica de
los problemas hídricos.
A nivel provincial, la situación institucional se caracteriza por una gran diversidad. No
obstante, es posible identificar algunas características comunes. Se destaca, en primer lugar, la
proliferación de normas –emanadas de diferentes instituciones- que dificultan la coordinación
entre organismos dependientes de ministerios o secretarías diferentes y el bajo nivel jerárquico y
escasos recursos humanos que suelen caracterizar a dichos organismos.
La gestión adquiere características diversas según los principales intereses y conflictos
locales que devienen de la oferta y demanda del agua. La gestión del riego en la región árida y la
de los efectos dañinos de los extremos climáticos -particularmente las inundaciones- en la región
húmeda, son dos ejes significativos de este quehacer. Tradicionalmente se presentó una división
nítida entre organismos “sanitarios”, dedicados a la prestación de los servicios de abastecimiento
de agua potable y saneamiento, y organismos “hídricos”, dedicados a la construcción de obras, la
medición hidrológica, la protección contra inundaciones, entre otras actividades. En el tema del
riego, se presenta una gran diversidad. En general, en las provincias áridas suelen existir
organismos dedicados específicamente al riego, mientras que en las zonas húmedas, el riego es
gestionado desde áreas relacionadas con los recursos naturales o con la producción agraria.
Gestión del agua por cuencas
Los organismos de gestión del agua a nivel de cuencas existentes en Argentina pueden
clasificarse en entidades interjurisdiccionales, provinciales e internacionales.
Entidades interjurisdiccionales
Dado el dominio de los recursos hídricos por parte de las provincias y que un 90% de ellos es
interprovincial, las tareas de planificación y gestión del recurso deben ser compartidas por las
provincias involucradas. Ello determinó la creación de instituciones con intervención de las
jurisdicciones provinciales y -en la mayoría de los casos- de la Nación.
Como organismos con funciones ejecutivas están en funcionamiento actualmente el
Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO), la Autoridad Interjurisdiccional de las
Cuencas de los Río Limay, Neuquén y Negro (AIC), la Comisión Regional del Río Bermejo (COREBE)
y la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR).
Como organizaciones que procuran acuerdos entre representantes de distintas
jurisdicciones, funcionan la Comisión Técnica Interjurisdiccional de la Cuenca del Río Pasaje-
Juramento-Salado, la Comisión Técnica Interjurisdiccional de la Cuenca del Río Salí-Dulce, la
Autoridad de la Cuenca del Río Azul (ACRA), la Comisión Interjurisdiccional de la Cuenca de la
Laguna La Picasa, el Comité de la Región Hídrica del Noroeste de la Llanura Pampeana y el Comité
de Cuenca del Río Senguerr. Por otra parte, se ha creado un comité de cuenca para la Región
Hídrica Bajos Submeridionales, mediante un acuerdo entre los gobernadores de Chaco y Santiago
del Estero, pero hasta el presente no se ha iniciado el trabajo en el nivel técnico.
Entidades provinciales
A nivel provincial, se constituyeron o están en estudio o en revisión distintas entidades de
cuenca -de diversas características y con variadas atribuciones- en las provincias de Buenos Aires,
Córdoba, Chubut, Mendoza, Río Negro, Salta, Santa Fe y Tucumán.
Entidades internacionales
Argentina comparte los recursos hídricos de varias cuencas con sus países limítrofes, entre
las cuales la de mayor significación es la Cuenca del Plata. En ella se han estructurado entidades
internacionales de diversa índole. Se ha adoptado la concepción de cuenca en el Comité
Intergubernamental Coordinador de los Países de la Cuenca del Plata, la Comisión Binacional
Administradora de la Cuenca Inferior del Río Pilcomayo, la Comisión Binacional para el Desarrollo
de la Alta Cuenca del Río Bermejo y el Río Grande de Tarija y la Comisión Trinacional para el
Desarrollo de la Cuenca del Río Pilcomayo. Se les ha encomendado la administración de tramos
internacionales de algunos de los ríos a la Comisión Administradora del Río de la Plata, la Comisión
Técnica Mixta del Frente Marítimo, la Comisión Administradora del Río Uruguay y la Comisión
Mixta Argentino-Paraguaya del Río Paraná. Asimismo se establecieron la Comisión Técnica Mixta
de Salto Grande y la Entidad Binacional Yacyretá como entidades asociadas al diseño, construcción
y operación de grandes aprovechamientos hidráulicos de propósito múltiple y el Comité
Intergubernamental de la Hidrovía Paraguay-Paraná, a la navegación.
En el ámbito del Parlamento del Mercosur se promovieron unos principios de gestión del
Sistema Acuífero Guaraní, refrendados en 2012 por la Ley 26.780.
Además, por su lado, se creó el Grupo de Trabajo Argentino-Chileno sobre Recursos
Hídricos Compartidos, que tiene a su cargo tareas de inventario e intercambio de información
sobre las cuencas de recursos hídricos compartidos entre ambos países.
Participación de los usuarios
Es muy escasa la participación de los usuarios en la gestión de los recursos hídricos -si bien
existen excepciones- por limitaciones de orden político, legal, institucional y económico financiero.
También lo es la participación de la comunidad a través de las organizaciones de la sociedad civil
en las diversas facetas de la gestión del agua, ya que tienen poca difusión los mecanismos
formales o informales de participación que tienen vigencia, es escasa la voluntad política de
instituir procesos informados de decisión en temas de interés general y son insuficientes las
capacidades técnicas de las organizaciones no gubernamentales y la concientización de la
comunidad en materia de uso racional y sostenible de los recursos hídricos.
Financiamiento de la gestión del agua
La gestión del agua, que -como se ha descripto anteriormente- es muy vasta, requiere de
la asignación de recursos importantes en los presupuestos de la Nación, las provincias y los
municipios, que no incluyan solamente los necesarios para afrontar acciones estructurales, como
la ejecución, operación y mantenimiento de obras, sino también aquellos destinados a acciones no
estructurales, como planificación, toma de datos y alertas hidrometeorológicos, entre otras.
Desde la disolución de las empresas nacionales Obras Sanitarias de la Nación y Agua y
Energía Eléctrica y la provincialización de los servicios que prestaban, en la gran mayoría de las
provincias han quedado seriamente desfinanciadas algunas funciones muy importantes de la
administración del agua, como estudios y proyectos, mantenimiento de la infraestructura, manejo
de proveedores, diseño y actualización de normas y reglamentos, y coordinación y negociación de
acuerdos y asuntos legales, así como la jerarquización de los profesionales y la capacitación.
FUENTES BIBLIOGRÁFICAS UTILIZADAS PARA LA ELABORACIÓN DEL DOCUMENTO
Calcagno, A., Mendiburo, N. y M. Gaviño Novillo, 2000. Agua para el Siglo XXI para América del
Sur, De la Visión a la Acción, Informe: Argentina, Global Water Partnership South America y
CEPAL Proyecto GWP SAMTAC.
Consejo Hídrico Federal, 2013. Principios Rectores de Política Hídrica de la Argentina, Acuerdo
Federal del Agua, 10 años.
COHIFE, 2013. Principios Rectores de Política Hídrica de la República Argentina: 10 años de
participación y consenso, 1ª. Ed., Buenos Aires.
Instituto Argentino de la Energía (IAE), 2014. Informe de Tendencias del Sector Energético
Argentino, diciembre.
Instituto Argentino de Recursos Hídricos (IARH), 1985. Documento de trabajo: Bases para una
Política Hídrica Argentina, octubre.
Documento de Política Hídrica. El Agua es Vida, octubre 1999
Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), Censo Nacional 2010.
Instituto Nacional del Agua (INA), 2010. Prospectiva Hídrica, julio.
Malinow, G., 2014. Una mirada de largo plazo sobre la hidroelectricidad en Argentina, Buenos
Aires, noviembre.
Magnani, C. e I. Enriquez, 2005. Hacia una Política Hídrica para la República Argentina,
Incorporación de los principios de la gestión integrada de los recursos en los marcos legales de
América latina. Universidad Externado de Colombia, Bogotá.
Pochat, V., 2005. Entidades de gestión del agua a nivel de cuencas: experiencia de Argentina,
CEPAL, Serie Recursos Naturales e Infraestructura, N° 96, Santiago de Chile.
República Argentina, 2007. Segunda Comunicación Nacional de la República Argentina a la
Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, octubre.
Rodríguez, A., Coordinador, 2008. Argentina. Plan Nacional Federal de los Recursos Hídricos,
1ª. Ed., Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Buenos Aires.
EL AGUA EN LA GESTION DEL GOBIERNO BASES PARA PRECANDIDATOS PRESIDENCIABLES
FADA- IARH

—————————————————————————————-

EL AGUA EN LA GESTIÓN DE GOBIERNO

Desayuno de trabajo con precandidatos a la Presidencia de la Nación

16 de julio de 2015

 

Organizado por el Foro Argentino del Agua (FADA) -institución integrada por 75 asociaciones del campo de los recursos hídricos de nuestro país- realizó en la sede de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES) un desayuno de trabajo sobre el tema “El Agua en la Gestión de Gobierno”, con la coordinación del Instituto Argentino de Recursos Hídricos (IARH).

El FADA y el IARH invitaron a todos los precandidatos a la Presidencia de la Nación a participar de un proceso tendiente a que “el agua” ocupe un lugar destacado en las plataformas que las agrupaciones políticas ofrecerán a consideración de la ciudadanía, proceso que se inició con el envío de un documento con reflexiones sobre el estado del agua en el país. En el documento se resaltaba que el agua es un elemento imprescindible para la vida y la salud de las personas, la flora y la fauna, que cumple un rol clave en todos los sectores sociales y económicos de la comunidad (producción de alimentos, generación de energía, explotación de recursos minerales e hidrocarburíferos, actividades industriales, transporte y protección de la naturaleza) y que es un insumo fundamental para la solución de los principales problemas de la sociedad, particularmente la pobreza.

Participaron Adolfo RODRÍGUEZ SAÁ, precandidato a la Presidencia de la Nación por COMPROMISO FEDERAL, y especialistas sobre el tema hídrico de los precandidatos Daniel SCIOLI (FRENTE PARA LA VICTORIA) y Margarita STOLBIZER (PROGRESISTAS).

Se consideraron los problemas a los que se debe darse mayor prioridad, dentro de la amplitud de aspectos que abarca el tema hídrico (inundaciones y sequías, riego, control de la contaminación, agua potable y saneamiento, protección de los ecosistemas, producción de energía, etc.) y las medidas concretas que habría que implementar para resolver los problemas prioritarios.

Dado ese papel trascendente y continuo, y el tiempo que suele requerir la puesta en práctica de soluciones a los problemas asociados con el agua, se consideró que el tema hídrico debería constituir una POLÍTICA DE ESTADO, independiente de los cambios en las administraciones gubernamentales.

Anexo: Notas del desayuno de trabajo sobre El agua en la gestión de gobierno

Links a los videos:

1 http://youtu.be/eJ9ffofGSX0

2 http://youtu.be/qirOriOH-1A

3 http://youtu.be/laA9JCaFN64

4 http://youtu.be/-nxbzvOEjFg

5 http://youtu.be/EfZErw25xs4

6 http://youtu.be/3IGPjLgUuS0

7 http://youtu.be/bRB1_N80_A4

8 http://youtu.be/89gRxKyOdxs

9 http://youtu.be/l0nPPFtwce0

10 http://youtu.be/YvzyZObZbx0

11 http://youtu.be/E7gGg6wbfyU

12 http://youtu.be/iMCAkdz9L28


Notas del desayuno de trabajo sobre El agua en la gestión de gobierno

Pablo Wiszniensk (UCES):

Palabras de bienvenida en nombre de la UCES.

Ana Mugetti (FADA):

Presenta a los organizadores del encuentro (UCES, IARH, FADA) y subraya la existencia de un proceso de empoderamiento de la sociedad y la necesidad de generar políticas de estado sobre el agua a partir de visiones complementarias.

En este sentido, rescata el proceso de los Principios Rectores de Política Hídrica, que comenzaron a elaborarse bajo un gobierno, continuó en otros (incluso durante la crisis del 2001) y finalmente se establecieron en 2003.

Víctor Pochat (IARH):

Indica que este encuentro se gestó a partir de una iniciativa que busca poner el tema del agua en las plataformas políticas de los partidos, pues la palabra agua está muchas veces ausente en los discursos políticos.

Informa que la convocatoria se realizó a los 13 precandidatos a la Presidencia de la Nación, que 6 de ellos confirmaron su asistencia, pero que solo están presentes 3 agrupaciones:

  • Compromiso Federal: Adolfo Rodríguez Saá, Carlos José Sergnese, Hugo Guzmán Durán y Luis Lusquiños
  • Frente para la Victoria: Ana Corbi, Mario Gschaider y Marcelo Talanchuck
  • Progresistas: Norberto Quaglia

Primera Ronda

Adolfo Rodríguez Saá

Agradece la invitación y considera que el agua es un tema de enorme importancia para la vida del país y que es un posible motivo de unidad nacional ya que sobre el mismo hay amplio acuerdo desde lo político.

Advierte sobre el avance del cambio climático y la necesidad de políticas para enfrentarlo, la importancia del aprovechamiento del agua para agricultura, la falta de agua potable y saneamiento golpea en las metrópolis (villas miseria) y en el interior y la necesidad de no relegar los usos del agua en energía y forestación.

Finaliza enfatizando que todos los temas de la agenda son de alta prioridad y que es necesario discutir cómo armar un plan y acordarlo entre todos los candidatos de manera que sea una política de estado.

Norberto Quaglia

Coincide con el Senador Rodríguez Saá. Considera que el agua es un bien de todos y que es una sola, que el acceso al agua es un derecho humano y que el estado debe garantizar el acceso al agua en todos sus aspectos y como política de estado debe estar a la altura de otras cuestiones como la salud.

La posición de Progresistas es que si algo tiene influencia en la vida de una persona, esta tiene derecho a participar en las decisiones y su opinión debe ser tenida en cuenta.

Ana Corbi

Comenta que desde la Fundación DAR trabajan para el desarrollo sostenible.

Coincide con los otros expositores en que el agua es un derecho humano y reconoce que el agua tiene usos múltiples por lo que hay muchos aspectos a considerar. Señala que ya hubo planes y que lo que se necesitan son políticas públicas, trazando líneas de acción prioritarias. Estas líneas (sin estar ordenadas) serían las siguientes:

  • Agua y saneamiento
  • Contaminación, por su incidencia en la salud y por lo tanto en la inclusión y la pobreza
  • Agua para riego, y su relación con el cambio climático
  • Manejo de cuencas hídricas, debe haber integración entre la gestión hídrica y la gestión territorial
  • Impacto sobre el cambio climático

Mario Gschaider

Destaca que hay muchas experiencias en el manejo de los recursos hídricos en los últimos 25 años porque ha sido un pilar de la estrategia política de la provincia de Buenos Aires, partiendo de la identificación de los problemas y la formulación de planes. Cita como ejemplo, el Plan Maestro del río Salado; también el río Areco y el río Luján, que se manejan a través de comités de cuencas con planes coordinados y acordados entre todos los involucrados, incluidas las ONGs (medidas estructurales y no estructurales).

También señala que en la Provincia hay una relación estrecha con las políticas nacionales a través del Consejo Hídrico Federal (COHIFE) y da como ejemplos a La Picasa y el Río V.

Segunda Ronda

Adolfo Rodríguez Saá

Destaca la importancia de tener un plan. Cita el caso de San Luis -donde los recursos hídricos son escasos- donde se hizo un plan maestro que se actualizó en el 2012 para el período 2012-2015, que se aprobó mediante la sanción de una ley que declaró el tema del agua como política de estado.

Detalla que las consecuencias del plan fueron:

  • Hay un 94,5% de cobertura en Agua Potable con un crecimiento poblacional de 17,5%
  • En 2001, de acuerdo al Censo del INDEC, el 55% de las viviendas tenía cloacas; en 2013, el 93% de la población accede a la red cloacal, siendo el objetivo para 2015 llegar al 100%.
  • En 1982 había 57 km de acueductos y en 2014 se llegó a 3.475 km de acueductos para uso humano, riego y ganadería.
  • El estudio de las aguas subterráneas realizado por el SEGEMAR y Australia, que indica que existe la posibilidad sustentable de poner bajo riego a 250 mil hectáreas, que podría triplicarse con tecnología moderna (actualmente hay 80.000 ha bajo riego).
  • Desde 1983, la construcción de 11 represas con fondos provinciales, sobre un total de 19.
  • Da como ejemplo de colaboración entre gobiernos el caso del Río V (provincias de Buenos Aires y San Luis).

Finaliza subrayando que cuando el plan se debate, se enriquece y reafirmando que hay acuerdo sobre las cuestiones básicas (carácter de derecho humano del acceso al agua).

Norberto Quaglia

Resalta que hay una deuda pendiente con los sistemas de control pues existe una política nacional de falta de controles.

Considera que hay un diagnóstico, pero que se requieren políticas activas con visión a largo plazo.

Con referencia al cambio climático, dice que el planeta responde a los impulsos que genera la humanidad a largo plazo y que hay que asumir el daño al planeta.

Ana Corbi

Señala que se está trabajando a nivel nacional con el tema del arsénico (programa agua segura) en la Secretaría de Medio Ambiente, dando como ejemplo las plantas piloto en Chaco.

Con referencia al Plan Nacional de Producción Limpia, destaca que la idea es profundizarlo y asistir a las PyMES con fondos no reembolsables (BID, BM, Tesoro).

Coincide en que hay organismos que han dejado de controlar y señala que Scioli pretende revertir esta situación

Para los residuos sólidos como contaminantes del agua, indica que es necesario profundizar el tema a nivel nacional con financiación BID + Programa Municipios Sustentables (con fondos del Tesoro), apoyando a los municipios que no cuentan con capacidad técnica y jerarquizarlos e institucionalizarlos.

Finalmente, señala la importancia de que los planes se hagan sobre la base de una regionalización para atender a las realidades particulares.

Mario Gschaider

Destaca que en la provincia de Buenos Aires existe un plan dinámico. Sin embargo, especifica que las obras ejecutadas sólo con criterio hidráulico y dejan desatendidas las partes altas de las cuencas. Menciona la ley de servidumbre por inundación, que instituye la posibilidad de establecer áreas de retención temporarias, como un instrumento útil que ya aplicado en la cuenca del Matanza-Riachuelo y otras cuencas.

Considera que es necesario promover el uso de las vías navegables para reducir los costos de transporte y generar desarrollo económico.

Ronda de preguntas

Luis Rotaeche (UCES)

Comenta que su tema son las energías renovables no convencionales y señala que Argentina puede ser una potencia mundial en energía eólica y solar, pero no se ha hecho nada y se están importando $11.000 millones U$S en combustibles.

Además, resalta que cuando se habla de Política de Estado debe diferenciarse al Gobierno del Estado.

Luis Lusquiños (candidato a diputado por Compromiso Federal)

Subraya que en San Luis hay un proyecto para un campo de energía fotovoltaica de 3.000 Megavatios. También señala que es necesario anticipar los problemas porque el Estado Nacional (no los gobiernos) suele ser retardatario.

Sergio Mogliati. (Revista Hydria)

  • ¿Cuál sería la política de cada candidato sobre la hidroelectricidad?
  • Agua y Saneamiento, ¿Cuál sería el rol de la Nación para ampliar la cobertura?

Gabriela Vizental (Radio Continental)

  • ¿Se invitaron a representantes de otros espacios?
  • ¿Cuáles serían las políticas sobre residuos sólidos?

Daiana German Rieber (Radio de la Ciudad)

  • ¿Cómo incorporar la educación a este tema?

Respuestas

Víctor Pochat

(3) Se invitó a los 13 precandidatos y/o sus referentes y seis agrupaciones confirmaron su participación (referentes de Alejandro Bodart, Mauricio Macri y Sergio Massa además de los presentes).

Adolfo Rodríguez Saá

Insiste en la necesidad de establecer un plan de manera de tener una dirección, prioridades, coordinar acciones y asegurar su continuidad, etc. Gobernar no es expresar buenas ideas, es concretar acciones.

(5) Se debe incorporar en la educación a partir de planes priorizados.

(1) Hay que garantizar la oferta energética con energías renovables, en especial la hidroeléctrica.

(4) Se propone manejar adecuadamente la basura, gestionando su reúso y aprovechamiento con objetivos realizables.

Norberto Quaglia

(4) Hay que considerar a la basura como recurso y se acuerda con la basura cero.

(1) y (2) Se propone recuperar Agua y Energía y Obras Sanitarias de la Nación para recuperar el control de los recursos -que son de todos- por parte del pueblo sin dejar de lado la gestión federal. Se adhiere a las energías no convencionales renovables.

(5) Se necesita educación y trabajo con participación de la sociedad. Se puede tomar como ejemplo como forma de educar, el programa Agua + Trabajo.

Aclara que al hablar de participación propone que las opiniones de las consultas populares sean vinculantes. Por eso es importante la conexión entre lo macro y lo micro; es fundamental “el plan”.

Finaliza, subrayando que hay que pensar en el futuro, pensar el agua para los próximos 50 años.

Ana Corbi

(5) Es un eje central de Scioli. Es así como se trabaja en el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) y con el tema residuos sólidos (comunicando y capacitando). Hay que reforzar la educación básica.

(4) Los residuos son inherentes a la actividad humana. Son responsabilidad de cada uno. La competencia básica es de los municipios, las provincias deben coordinar y la Nación establecer los lineamientos generales.

Es necesario considerar los aspectos económicos y sociales. Los municipios no tienen recursos para la gestión integral, deben ser facilitados por la Nación.

Los residuos pueden ser un recurso. Un escalón más es la Economía Circular que la integra al circuito productivo.

No tengo una visión negativa sobre el relleno sanitario. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que es una solución si hay una buena ejecución y los controles adecuados.

(1) El 29 de julio el FPV tratará los temas prioritarios, dando importancia a las energías eólica y fotovoltaica.

Mario Gschraider

(1) Es fundamental la hidroelectricidad por ser la forma de energía más barata y sustentable. Se necesita una política de promoción de la energía hidroeléctrica. Hay que revalorizar Agua y Energía e Hidronor, recuperando los proyectos existentes y ponerlos en valor.

Pablo Wiszniensk (IEIA UCES)

Señala las iniciativas en las cuales intervino la UCES: creación del CEAMSE, participación en el proyecto de la ley de basura cero, estudios sobre la economía circular: los residuos como recursos.

Especifica que en los residuos hay energía embebida y que no es lícito quemarla o enterrarla, hay que recuperarla. Por eso están estudiando cual es la energía embebida en cada residuo y que también trabajan en la energía del agua (hidrógeno) que tiene un muy bajo costo.

Destaca la necesidad de la planificación con visión de cuenca.

Juan Carlos Ruscio (EVARSA)

Especifica que para hacer un plan sobre un recurso es necesario conocerlo, que falta información básica confiable y que la Red Hidrológica Nacional tiene sólo un poco más de 400 estaciones.

Si bien destaca que no es el caso de San Luis, la mayoría de las provincias no acompaña y da como ejemplo a la Provincia de Buenos Aires que tenía 275 estaciones y desde hace años no se opera, los equipos técnicos fueron diezmados y no hay registros hidrométricos.

Finalmente, subraya la importancia que tienen las mediciones en la prevención de eventos extremos y los alertas.

Última Ronda

Adolfo Rodríguez Saá

La política debe dar una visión a futuro.

No tenemos puntos contradictorios, sólo visiones, conocimientos y curiosidades diferentes. Hay acuerdo en los temas básicos que se debe aprovechar. Por lo tanto es una oportunidad para generar diálogo y es un tema excelente para establecer una política de estado.

Es necesario hacer acuerdos federales estableciendo las competencias de la Nación, las provincias y los municipios. Por ejemplo:

  • Acuerdo Federal del Agua Potable.
  • Plan sobre Agua y Saneamiento con metas y con compromisos Nación – provincias
  • Canalización del Bermejo con el potencial de 35 centrales hidroeléctricas, puesta bajo riego de un millón de hectáreas, que sea navegable y que posibilite la salida al mar de Bolivia.
  • Cambio climático: Plan de forestación nacional, control de inundaciones mejorando las retenciones de agua

Norberto Quaglia

Valorizar el acuerdo en los temas relevantes.

Hay que hacer un acuerdo federal con competencias jurisdiccionales, estableciendo las responsabilidades de la Nación y las locales.

Propone desarrollar la comunicación fluvial.

Es necesario facilitar el acceso al agua en todos sus aspectos.

Ana Corbi

Sustentabilidad e integralidad del recurso hídrico en el manejo del desarrollo sustentable.

Jerarquización de la institucionalidad, incorporar a todas las voces.

Planificación desde el punto de vista regional pues las soluciones no son las mismas para todos.

Los temas más importantes:

  • Agua y Saneamiento
  • Contaminación
  • Energía renovable
  • Cambio climático

Mario Gschaider

Responde a Ruscio sobre la información hidrológica en la provincia de Buenos Aires, señalando que hay algunos registros (lluvias y niveles de ríos y lagunas) que se mantienen, pero no hay calibraciones por cambios en las secciones de aforo. Además, comenta que la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación está coordinando con la Provincia obtención de información mediante redes pluviométricas, radares e imágenes satelitales.

Considera relevante la asistencia de las universidades con un trabajo coordinado.

Finalmente, señala el rol del Estado Nacional, que define las políticas y de las provincias y municipios, que implementan las acciones.

Cierre

Ana Mugetti

Quisiera rescatar que hemos visto el trabajo con el agua como un vehículo de unión y señalar que para que un plan sea una Política de Estado es necesario que sea refrendado por ley, que la participación pública debe ser parte de un proceso informado de toma de decisiones y que se requiere financiamiento, instituciones fortalecidas con técnicos preparados y bien pagos.

Los Principios Rectores son un saber concentrado. Quisiera terminar leyendo un párrafo de su introducción: ¨Por último, cabe señalar que la materialización de estos Principios Rectores en la gestión diaria requerirá el apoyo participativo de la comunidad en su totalidad y de un férreo compromiso del sector político, en el entendimiento que del manejo inteligente de las aguas depende la vida y la prosperidad de nuestro país.¨

————————————————————————————–

 

 

Entry Filed under: Columnistas

Leave a Comment

Required

Required, hidden

Some HTML allowed:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed