Báncora, Mario – Personaje del mes: junio 2015

junio 1st, 2015

Educador, ingeniero y físico argentino – Nació en Rosario, el 24 de septiembre de 1918, y murió en la misma ciudad, el 30 de julio de 2006

Trayectoria

En 1942 se recibió de ingeniero en la Universidad Nacional del Litoral. Por su alto promedio académico, junto con las recomendaciones del rector Cortez Plá y del profesor Beppo Levi, obtuvo una beca en el Instituto de Educación Internacional de los Estados Unidos.

Debido a la Segunda Guerra Mundial, la información sobre energía nuclear estaba bajo secreto militar. Gracias a la intervención del científico estadounidense Ernest Lawrence, Báncora no tuvo que regresar a nuestro país y recaló en la Universidad de California en Berkeley, donde fue designado miembro del Berkeley Radiation Laboratory, actualmente llamado Lawrence Berkeley National Laboratory.

Dentro de sus investigaciones de física experimental, se encuentra el dispositivo de apertura automática de paracaídas del que la propia fuerza aérea estadounidense solicitó el patentamiento.

Cuando concluyeron sus investigaciones, recibió una gran cantidad de ofertas para trabajar en Estados Unidos. Sin embargo, convencido de la necesidad de aplicar en la Argentina los conocimientos adquiridos en el exterior y las propuestas laborales que le realizaron diversos sectores, hicieron que regresara, desarrollara una valiosa tarea profesional y se casara con su novia.

Esto levantó sospechas entre los estadounidenses, quienes tuvieron los originales de sus investigaciones. Sin embargo, antes de partir, tuvo la oportunidad de contactarse con dos premios Nobel como Glenn T. Seaborg y Albert Einstein, con quien tomaría una taza de té el 28 de diciembre de 1944, en el propio domicilio del científico.

Báncora ingresó en 1946 a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) como profesor de Física I, pero con el correr de los años organizó y dictó, como primer profesor, las asignaturas de Física II, III, IV, V y física electrónica, que la Facultad incorporó definitivamente a sus planes de estudio. Muchos de quienes fueron sus alumnos, son actualmente docentes de la Universidad Nacional de Rosario, y coinciden en recordarlo como “una persona íntegra, de bien y con una habilidad natural para la enseñanza y el desarrollo de investigaciones”.

Al regresar a Rosario se embarcó en un proyecto que muchos consideraron excesivamente ambicioso: la construcción del primer ciclotrón sudamericano utilizando material proveniente en gran parte de diferentes industrias de la zona. También organizó el Departamento de Física Nuclear de la universidad.

En 1957 fue el único latinoamericano integrante de la comisión preparatoria del Organismo Internacional de Energía Atómica. Siendo designado posteriormente como Director de Suministros Técnicos del OIEA y representante de la Argentina en el organismo.

Sus estudios experimentales permitieron desbaratar el proyecto Huemul (1948-1952) a cargo del austríaco Ronald Richter (1909-1991). De ese proyecto surgiría el Instituto de Física de Bariloche, actual Instituto Balseiro en el cual Báncora tuvo un papel protagónico para la formación de dicha institución.

Más tarde fue designado director de la Comisión Nacional de Energía Atómica y en 1961 el premio Nobel de medicina argentino Bernardo Houssay (1887-1971) lo invitó a participar del CONICET.

Sus profundos conocimientos como docente y como investigador científico en el campo de la Física, lo llevaron a desempeñarse como Director de la Escuela de Física de la Facultad, la Dirección del Departamento de Física del Instituto Tecnológico de Buenos Aires, la Dirección de Investigaciones y Laboratorios del INTI, la Presidencia del Comité de Centrales Nucleares de la Comisión Nacional de Energía Atómica y la Dirección del Centro de Investigaciones Tecnológicas de la provincia de Santa Fe (CITSAFE)

Distinciones

Recibió numerosos reconocimientos, entre ellos se destacan:

En 1969 recibió el Premio Internacional Elise and Walter A. Haas de la Universidad de California, destinado a ex alumnos que realizaron una contribución sobresaliente a sus respectivos países.

Fue declarado profesor emérito de la Universidad Nacional de Rosario.

El 19 de noviembre de 2004 fue declarado ciudadano ilustre de la ciudad de Rosario, como reconocimiento a su amplia trayectoria en el ámbito nacional e internacional, por sus trabajos e investigaciones en el campo de la energía atómica y sus contribuciones al mejoramiento de la educación científica.

El 30 de agosto, al cumplirse un mes de su fallecimiento, la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura de la Universidad Nacional de Rosario le colocó su nombre al edificio donde se aloja el reactor nuclear dela institución, en homenaje por su labor profesional y su calidad humana.

Fallecimiento

El 30 de julio de 2006, aquejado por el mal de Parkinson, falleció en su hogar en compañía de su esposa y familia.

———————–

Entry Filed under: Personaje del mes

Leave a Comment

Required

Required, hidden

Some HTML allowed:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed