Programa 185 – Crudo diagnóstico: nuestro país carece de empresarios con visión universal.

mayo 29th, 2008

El crecimiento de un país requiere de empresarios que tengan mucho de osados, y sean capaces de arriesgar promoviendo el conocimiento y la innovación. En la Argentina no abunda dicha especie, lamentó el Ingeniero Jonás Paiuk. De hecho, nos confió que “el problema más grave que hay, es que la Argentina carece de empresarios reales, con visión universal”. Paiuk criticó la venta de empresas decidida por dueños locales a manos de inversores extranjeros. Dijo que hay pocas excepciones –los Roca, Pagani y BioSidus-, y respondió con naturalidad al ser interrogado sobre su rica experiencia de 42 años en Techint. Sucede que Paiuk, fue pieza importante durante ese tiempo, y capital al crear el CINI, Centro de Investigaciones Industriales de la empresa, en Campana. Admirador del Dr. Manuel Sadosky, el Ingeniero Paiuk enumeró sus viajes por el mundo y la serie de innovaciones que fueron agregando competitividad a la empresa: desde hace años, líder en su rubro. Habló, además, de la importancia de saber formar y atraer a los mejores recursos humanos, y –como ejemplo- evocó con satisfacción la incorporación del doctor Eduardo Dvorkin.

Please clic “more” to see full program, photographs and audio.

Paiuk,admirador del Dr.Sadosky,trabajador incansable e innovador. Amable siempre,Paiuk contó su vida de trabajo y logros. Paiuk,en Ciudad Universitaria,años 60 y “Clementina”.

El país carece de empresarios con visión universal,lamentó Paiuk. CINI,Centro de Investigaciones Industriales,creado por Paiuk. Vista aérea de Tenaris-Siderca,Paiuk innovó y formó grupos.

Ing.Paiuk,comprometido con la formación de recursos humanos. Paiuk fue clave en el retorno del Dr.Dvorkin,que dirigió el CINI. Paolo Rocca un empresario reconocido por J.Paiuk.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

LA CIENCIA ARGENTINA EN LA VIDRIERA

 

Ingeniero, admirador de Manuel Sadosky, con capacidad para innovar y actuar nuestro entrevistado advirtió…”el problema más grave que hay es que la Argentina carece de empresarios reales, con visión universal”… Y esto se ve, añadió Jonas Paiuk…”por la velocidad con la que cual estuvieron vendiendo empresas”… con excepciones, como Pagani, los Rocca, de Techint y BioSidus..(ráfaga)..Paiuk, que impulsó la creación del CINI –Centro de Investigaciones Industriales de esa empresa, en los años 80- historió que su primer contacto fue en 1965 al acompañar al Dr. Sadosky requerido por el citado Grupo…”le piden asesoramiento para la primera expansión tecnológicamente importante de la industria que está en Campana, fábrica de tubos sin costura”… Siderca..(ráfaga)..Paiuk dijo que al poco tiempo lo llamaron para trabajar allí. En esos años…”era una planta muy chiquitita, con una tecnología bastante vieja”… calidad mediocre y con YPF como único cliente..(ráfaga)..Ya jubilado, de carácter inquieto y referente en el desarrollo de la empresa, Paiuk festejó hace poco sus 42 años allí…”Con Paolo Roca…Todavía sigo siendo el revolucionario, el loco, pero la cuestión que me encontré con un Jefe muy culto, un hombre también de una familia muy importante de vieja raigambre industrial”… Paiuk evocó al ingeniero italiano Giadorou…”él dirigía la parte de ingeniería. Y entonces empecé a trabajar con él, y a partir de allí tuvimos una muy buena relación y cualquier locura que se me ocurría me apoyaba, me apañaba”… Un ejemplo…”empecé a armar un Grupo que se llamaba Automación y procesos especiales. Y me apoyó. Y ahí empecé a hacer los primeros pininos en cuanto a tratar de desarrollar cosas por cuenta nuestra”… buscando no depender de la oficina central Dálmine, en Italia..(ráfaga)..Paiuk citó la incorporación del laminado continuo uno, un verdadero salto cualitativo en aquella época…”en los años 70, eran los BLC, unidades de computación para control de procesos cerrados”… Una innovación que Paiuk tuvo que defender viajando a Italia..(ráfaga)..Pero aquello no sería lo único…”En la acería implementamos el primer Horno Eléctrico a nivel mundial controlado por un BLC, o sea por una computadora”… Asimismo…”yo iba formando mi equipo y trataba que los muchachos se acostumbrasen a escribir trabajos y artículos”… Era el Grupo de Automación…”en algún momento llegué a tener cuarenta y pico. De hecho, tenía un Subgrupo que lo llamaba Demode. Desarrollo de Modelos matemáticos para el Control de Procesos, que también éramos los primeros del país”… Interesado en reclutar los mejores recursos humanos Paiuk, tenía un aliado en el área de personal, y buenos contactos universitarios; en Bahía Blanca, por ejemplo, a Jorge Santos…”a Jorge le decía: mirá, cada vez que tengas un tipo que te gusta y que vos ya me conocés y que puede trabajar conmigo me chiflás, yo lo tomo”… y llegó a tener a 10 bahienses en distintos sectores de la Planta..(ráfaga)..Ya en los 80 Paiuk amplió su sector estimulado en hacer…”investigación básica en lo que me importaba que era el control, desarrollo de modelos para conocer los procesos”… Y su amigo del área personal le comentó…”tengo un tipo fantástico que está en Boston, y me parece que son de los que a vos te gustan. Y bueno, cómo se llama, Eduardo, dice”…  Paiuk viajó a Boston…”Lo conocí a Eduardo. Me gustó muchísimo. Le dije: Eduardo, ¿te animás a venir?”… Y el Dr. Eduardo Dvorkin aceptó volver a la Argentina con el Ing. Paiuk como su primer jefe, y para responder a las exigencias empresarias de optimizar calidad y procesos exigidos en el exterior…“nos convertimos en uno de los proveedores más importantes”… a nivel mundial de chapas y tubos de acero con y sin costura. Apoyados en el CINI, que durante 20 años dirigió Dvorkin, y que persigue…”utilizar el conocimiento científico para la optimización de procesos, el desarrollo de nuevos procesos, la optimización de productos y desarrollo de nuevos productos”… Una aspiración, nos contó el propio Dvorkin, que concretó gracias a la visita que nos relató Paiuk…”Yo me fui y viví cinco años en Boston donde hice el doctorado. Tuve la suerte de que viviendo en Boston me ofreció ese trabajo el Grupo Techint, que me ofrecía casi el sueño de un científico. Hacer ciencia en su tema, hacer lo que me interesa y con un trabajo muy bueno en los parámetros laborales. Hay muy pocos científicos argentinos que reciben esa posibilidad”… El diálogo con el Ing. Paiuk posibilitó rescatar una anécdota que –para crecer como país- la Argentina debe multiplicar sin demoras con el concurso privado local.

 

LA CIENCIA ARGENTINA EN LA VIDRIERA

 

Entry Filed under: Programas

2 Comments Add your own

Leave a Comment

Required

Required, hidden

Some HTML allowed:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed