Entradas de archivo para agosto, 2006

Programa 100 – Discípulos de Leloir lo recuerdan a cien años de su nacimiento.

El argentino Luis Leloir, premio Nobel de Química 1970, es recordado por dos de sus discípulos en el año del centenario de su nacimiento.
Aunque Leloir “inventó” la salsa golf, fue su capacidad para investigar en áreas de la salud lo que hizo que se destacara y fuese reconocido. Sus discípulos Belocopitow y Ugalde, son quienes lo recuerdan con cariño y admiración. Leloir – que tuvo como maestro a nuestro primer Nobel en ciencia, Houssay- mostraba olfato y capacidad para descubrir cosas. “Veía el problema desde un ángulo simple y superador”, estimulado por un sentido crítico y en el hallazgo de interpretaciones nuevas. En la dirección de tesis dejaba hacer: “como si uno tirara a alguien al agua, uno aprende a nadar o se muere”, era una forma de despertar la iniciativa. También habló de la urgencia de apuntalar las áreas científica y tecnológica en nuestro país. (más…)


Programa 99 – Una colección de libros para chicos alienta el pensamiento científico.

Resulta fundamental alentar el pensamiento científico en niños y jóvenes. Por fortuna, esto está creciendo en círculos educativos formales y no formales del país.
Esto lo asegura Paula Bombara, escritora de cuentos y novelas para chicos y adolescentes, pero también Bioquímica, disciplinas que le permitieron encarar un proyecto editorial que ya es realidad y lleva por nombre ¿Querés saber? Es una colección de divulgación científica para chicos, editada por EUDEBA, que -a la par de apuntalar el texto con magníficas ilustraciones- busca alentar en los chicos, por ejemplo, respuestas a preguntas sobre las estrellas y el cielo, las células y el ADN, las proteínas, o sobre las vitaminas y los minerales. Bombara dice que hay que llegar a ellos de manera atractiva para aprovechar su curiosidad natural, abierta a todo tipo de estímulos. Así, la búsqueda de la verdad no se detendrá nunca: en la ciencia y en la vida. (más…)


Programa 98 – Acuerdo del Conicet con una empresa privada que hace I + D

Federico Williams encontró en el CINI (Centro de Investigaciones Industriales) de Tenaris-Siderca la infraestructura necesaria para trabajar en nanotecnología.
Este joven y notable investigador, que prefirió seguir trabajando en la Argentina antes que aceptar un futuro asegurado en Cambridge, ingresó como investigador independiente del Conicet a dicho Centro con sede en Campana. Williams comenta que nuestro país debe mejorar mucho y rápido la falencia en infraestructura; pero también dice que en el CINI encontró la mejor tecnología y una empresa con profesionales decididos al riesgo y a innovar. Williams se muestra feliz por el acuerdo firmado entre el Conicet y la Empresa, que incluye aportes del sector privado al público para fortalecer áreas de ciencia y tecnología. Y confiesa que eligió volver a una argentina con problemas porque quiere contribuir a que las cosas cambien. (más…)