Programa 33 – El campo argentino cuenta con baja inversión local en ciencia y tecnología.

octubre 17th, 2004

La ventaja comparativa del campo argentino no se compadece con la inversión local en ciencia y tecnología para dicho sector.
El doctor Martín Oesterheld ejemplifica que la multinacional Monsanto invierte en investigación 500 millones de dólares anuales mientras que el Estado argentino sólo 80, frente a los 85 millones de la Universidad de Iowa, en EEUU, y los 420 de Brasil. Tampoco ayuda nuestro sector privado, que apenas invierte 20 millones. También advierte nuestra dispar proporción entre el tercer lugar mundial como exportadores de soja y la baja cantidad de artículos científicos, delatando un menor componente nacional en agricultura. Sueña con científicos argentinos haciendo proyectos que respondan a necesidades, y con empresarios demandando conocimientos en un contexto de fuerte apoyo a la investigación pública y privada.

No todo lo que reluce es oro en nuestro sector agropecuario. Es necesario mayor inversión local en el campo.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

….cortina………..LA CIENCIA ARGENTINA EN LA VIDRIERA…..cortina………

“No todo lo que reluce es oro”, afirma un dicho popular…Y parece ser que algo parecido sucede con el campo argentino -para muchos- la “vedette” excluyente a privilegiar a la hora de acumular ingresos por exportación…(ráfaga)… Aunque nadie en su sano juicio podría cuestionar el valor de dicho sector en nuestra economía, hay algo que debemos advertir…(ráfaga)… Hoy existen aquí empresas extranjeras que investigan en sus centros de origen para ese atractivo negocio, del cual la participación nacional no debe quedar relegada…“por ejemplo, Monsanto, una compañía multinacional destina a investigación y desarrollo unos 560 millones de dólares por año”… para el mismo sector agropecuario nuestro sistema científico tecnológico gasta o invierte 80 millones…“es decir, que una empresa gasta 7 veces más de lo que gasta la Argentina como país en investigación”… Esto lo dijo el doctor en agronomía, Martín Oesterheld, durante las jornadas tecnológicas del Congreso organizado en Mar del Plata, por la Asociación argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola, conocidos por su sigla CREA…(ráfaga)..
Esos 80 millones de dólares, añadió Oesterheld, están muy por debajo de los 420 millones que destina nuestro vecino Brasil en investigaciones agropecuarias, de los 85 millones que invierte la facultad de agronomía del Estado de Iowa, y de los 4 mil millones que destina a ese fin el Departamento de Agricultura de los EEUU“es decir 50 veces más que la Argentina. El producto bruto agropecuario norteamericano no es 50 veces más, mayor que el de argentina. Es aproximadamente 20 veces mayor que el de Argentina“… Tampoco ayuda nuestro sector privado que invierte unos 20 millones de dólares, es decir un cuarto del sector público“en EEUU es totalmente al revés. La investigación privada en ciencias agropecuarias es entre el doble y el triple de lo que invierte el Estado”…
Y aunque nuestro entrevistado aclaró que no hay forma de que la Argentina pueda desarrollar investigación para responder a todas sus necesidades agropecuarias“lo que tiene que decidir es cuánto va a importar de tecnología y cuánto no”… En gran medida, alertó Oesterheld, lo que está haciendo nuestro país es “œusar tecnología de prestado, sin procesarla“sólo recibe lo que viene empaquetado con las tecnologías que están adosadas a un producto comercial”… Oesterheld -docente en la UBA, sub-director de la escuela para graduados Alberto Soriano, investigador independiente del Conicet, y Director del Laboratorio de Análisis Regional y Teledetección en la Facultad de Agronomía- dijo que el país tiene que tener respuestas propias, que no llegarán del exterior…“por ejemplo, cuestiones que tienen que ver con los recursos naturales, con el propio efecto que tiene la agricultura sobre el suelo, sobre la fauna, sobre la flora. Y las características particulares del clima, etcétera”… así como en áreas de producción donde la Argentina es líder mundial, y cuya investigación puede generar divisas…“así como nosotros estamos comprando lo que produce Monsanto podemos llegar a generar conocimiento de herramientas tecnológicas, semillas o lo que fuera, que tienen un valor y es hasta un ingreso para el país que a su vez se puede destinar a otros usos o a alimentar el propio sistema científico”…
Y el doctor Oesterheld se detiene en remarcar un hecho curioso vinculado con la soja. La argentina es el tercer productor mundial con el 16% del total, pero…“nos damos cuenta que produce sólo el 2% de los artículos científicos sobre soja”… mientras los que están delante en el ránking…“por ejemplo,EEUU que produce el 40 y algo de la soja produce el 50% de la ciencia sobre soja, Brasil que produce el veintipico de soja produce el 15 o el 18% de los artículos sobre soja”…, y cita a la India que produce 4% de la soja pero el 9% de trabajos…Por eso, con cierta ironía, señala que…“nosotros somos los que hemos descubierto alguna cosa especial que es producir sin investigar”… Oesterheld evocó sus años de estudiante en los años 70, época con un mayor componente nacional en agricultura…(ráfaga)… Y remarcó que pese a contar ahora con una cantidad de gente suficiente trabajando en el INTA y en las facultades de agronomía, el dinero por investigador no supera los 40 mil dólares, frente al millón que destina Monsanto, o Brasil…“que tiene 5 veces más dinero destinado a la investigación que la Argentina. Tiene sólo el doble de los investigadores”…. Oesterheld se preguntó qué nos pasa a nosotros que como ellos deberíamos buscar ser competitivos y ganar más plata, fortaleciendo un sistema público de enseñanza e investigación al que no le asignamos un valor…“me parece que en un sistema democrático finalmente si algo no lo hace el gobierno es porque la sociedad no lo considera importante”… Oesterheld nos contó que es en este contexto que hace 2 años emigró a España Gustavo Slafer, quien en los últimos 5 años de los 90 contribuyó con el 20% de los artículos sobre trigo que produjo el país…“su carrera, sus siguientes 20, 25 años de actividad podría haber dejado una cantidad de discípulos que a su vez son los que, digamos, van a contribuir al crecimiento del sistema científico. Eso se cort󔝅. Este es el debe argentino en un sector que se suele mostrar con orgullo. Porque, como nos dijo Martín Oesterheld, todavía hay mucho por hacer para vincular algunas áreas de excelencia local del ámbito académico con el productivo y el empresarial…“los científicos haciendo proyectos que, de alguna manera, respondan a necesidades, y los empresarios demandando y apoyando las entidades de investigación para lo que tienen que hacer es hacer investigación”…

……….cortina……..LA CIENCIA ARGENTINA EN LA VIDRIERA…..cortina………

Entry Filed under: Programas

1 Comment Add your own

Leave a Comment

Required

Required, hidden

Some HTML allowed:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed