Programa 11 – Sobre el peligro de no desarrollar nuestra potencialidad en ciencias.

mayo 16th, 2004

Un científico argentino residente en México alertó en BsAs sobre nuestra potencialidad en ciencias y del peligro si no las desarrolla.
Marcelino Cereijido, discípulo de Houssay, quien dejó el país tras la Noche de los Bastones Largos, habló en la Feria del Libro. Ansía que nuestra sociedad comprenda la utilidad de miles de investigadores competentes que hay aquí. También citó la Universidad de excelencia que tuvimos y de las brasas aún existentes para hallar la salida, con el necesario concurso de un sector privado que todavía está en el debe. Lamentó, asimismo, que los gobiernos locales no requieran el auxilio de sus científicos para resolver problemas. La diferencia con el primer mundo es que mientras ellos se apoyan en la ciencia, el tercero habla de apoyar a la ciencia.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Cereijido: polemiza, enseña y entretiene. Cereijido: en la Feria del Libro de Bs.As., año 2004 Texto fundamental de Cereijido para pensar la ciencia. La ciencia no tiene que ver con dogmas, milagros ni principio de autoridad.

.. LA CIENCIA ARGENTINA EN LA VIDRIERA

Marcelino Cereijido es un científico que debió irse de la Argentina tras el golpe que también ensombreció a la universidad pública, en 1966…Aunque reside en México, nunca dejó de interpelar el rumbo decadente del país en el área donde el Mundo de hoy marca, impiadoso, el parámetro que conduce a la riqueza y a una mejor calidad de vida de la gente…(ráfaga)Ese capítulo es la ciencia, y para transmitir su opinión -siempre provocativa- fue invitado al Quinto Foro Internacional de Enseñanza de ciencias y tecnologías… El escenario, una de las salas de la trigésima edición de la Feria del Libro, que finalizó el pasado 9 de Mayo..(ráfaga)

El valor de su rico pensamiento nos invitó a compartir una síntesis de sus palabras Habló del conocimiento, como una herramienta que le ha servido al hombre para interpretar la realidad, según fuera su tiempo histórico…”ese saber interpretar la realidad ha ido evolucionando; el último modelo es la ciencia, pero un modelo anterior eran las religiones”…

Interesado en comparar la actitud de quienes deben actuar ante determinado episodio, nuestro visitante fue claro:…“si en EEUU tienen un problema bélico, o de salud, o quieren saber qué es el genoma, o quieren saber qué pasa con el SIDA, le encargan ese problema a su ciencia, a sus universidades, a los que saben”…

Lamentó que en la Argentina ningún gobierno, hasta hoy, jamás llevara algún problema a sus científicos…Y explicó una triste experiencia. Fue poco antes de 2000. Quien sería por pocos meses Secretario de Ciencia y Técnica, dijo:..“miren, los investigadores tengan paciencia, ya los vamos a apoyar. Lo que pasa es que tenemos muchos problemas… Cereijido calificó esa concepción como una “bestialidad”. Y explicó el porqu铝en un mundo donde ya nada, la farmacología, los transportes, la energía, todo lo que ustedes quieren, depende de altísima ciencia, decir que primero voy a resolver los problemas y después voy a apoyar la ciencia es un certificado de que van a seguir como sigue la Argentina desde hace 70 años… Luego, utilizó la gramática para marcar la diferencia cualitativa que existe entre los países. Lo hizo a partir de una idea que si bien gira en torno de un mismo verbo, se construye con proposiciones distintas “mientras que el primer mundo se apoya EN la ciencia, el tercero habla de apoyar A la ciencia…

En el debe de la sociedad argentina, Cereijido no excluyó al sector privado, responsable -dijo- de no encargarle nunca nada a la ciencia“a mi me parece comparable a que nuestra gente se muera de dolor y enfermedades por la calle sin saber que eso que se llama medicina y esos lugares donde dice hospital es para curarlos, o sea el analfabeta científico no cuenta con la ciencia…

También habló de la Universidad de excelencia que fuimos capaces de hacer los argentinos entre 1955 y el 66, con la cual todavía los científicos se siguen ganando la vida. Y preguntó si eso se podrá repetir“la respuesta es sí, y la Argentina es uno de los pocos países que puede hacerlo. Es uno de los pocos, muy pocos que tiene en sus propias manos las brasas de un fuego del conocimiento, con gente capaz de producir una salida… Retomando un tema que le preocupa, dijo que así como en la Argentina hay un sector que sigue batallando, existe otro: el industrial, que está en el debe“la producción de los investigadores argentinos aparecen en las mejores revistas del mundo, los investigadores argentinos ocupan cargos en las mejores universidades del primer mundo y se ganan todos los premios que están disponibles, incluso el Nobel, digamos así. De modo tal que para compararse, los empresarios deberían ser capaces de producir aviones, fotocopiadoras o cámaras de fotos que compitan con la Boeing, la Xerox y con la Nikon. O sea, ellos son unos boy-scouts al lado de los investigadores que se producen en este país”…

Cereijido sostuvo que uno de los dramas del analfabetismo científico es que las sociedades que lo padecen son incapaces de detectar el problema pese a su sencillez. Porque los países de ese llamado Primer Mundo, sólo el 10%…“son los que crean, inventan, fabrican, tienen, prestan”… mientras que el 90% restante se encuentra en países…“donde la gente se transporta, se viste, se cura, se mata, con vehículos, medicamentos, armas, que inventamos los del Primero”…

Esta es la desigualdad que ha creado la ciencia. Y Cereijido alertó con pasión sobre el peligro de que la Argentina no desarrolle ciencia…“si no la desarrolla a toda velocidad le va a ir mal”…

Discípulo de Bernardo Houssay, Marcelino Cereijido, el mismo que deslumbró a su auditorio en la Feria del Libro de BsAs, ansía que llegue el momento en que nuestra sociedad comprenda la utilidad de miles de investigadores que trabajan con competencia en casi todas las disciplinas…y clame porque la inteligencia deje de “marcharse a esa enorme Provincia Argentina de Ultramar”…

…LA CIENCIA ARGENTINA EN LA VIDRIERA…

Entry Filed under: Programas

1 Comment Add your own

Leave a Comment

Required

Required, hidden

Some HTML allowed:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed