Programa 3- Hacer una historia exige palpar un sueño colectivo.

marzo 20th, 2004

Ese “desconocimiento” se encarnó en ministros que, por ejemplo, mandaron a los científicos a “lavar los platos” o -como le sucedió a Milstein- lo instaron a irse del país ya que con su alto nivel científico no tenía futuro en la Argentina. La segunda mitad del siglo XX representó así un retroceso con relación a lo hecho a fines del siglo XIX, cuando figuras como Sarmiento -que en 1869 inauguró la Academia de Ciencias- invitaron a científicos y maestros para despertar vocaciones y apuntalar desarrollos en ciencias exactas y naturales. Hay que desterrar el fatalismo que nos hizo perder sentido de pertenencia, y trabajar sobre nuestras capacidades en ciencia e investigación.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Milstein recibe el Nobel por trabajos iniciados en la Argentina. Milstein y la ignorancia de un funcionario que avergûenza

..LA CIENCIA ARGENTINA EN LA VIDRIERA..

Si repasamos los últimos 40 años de historia argentina, encontramos que los sucesivos gobiernos ignoraron que la ciencia es una inversión y que forma parte del circuito económico de un país…

Esto no lo entendió aquel ministro que a mediados de los 90 mandó a los científicos a “lavar los platos” Claro que no fue el único en una triste lista de funcionarios alejados de un pensamiento dirigido a construir una nación competitiva…(ráfaga)…

Aprovechamos ahora el relato de nuestro premio Nobel, Doctor César Milstein…Integrante en su juventud de un grupo comprometido en la defensa del Director del Instituto Malbrán, tras su intervención a poco de la caída de Frondizi, Milstein contó con desazón que Padilla -ministro de Salud Pública de Guido- le dijo… “pero ustedes son chicos muy buenos,científicamente de mucho nivel. En este país no tienen futuro, ¿por qué no se van?”

Tal confesión es la expresión descarnada de un episodio que significó el abandono de un rumbo iniciado por valiosos hombres de ciencia que ya en el siglo XIX se comprometieron a formar grupos de trabajo en el país. Porque la Argentina, que quería ser moderna en serio, invitó a científicos y maestros para despertar vocaciones y apuntalar desarrollos en ciencias exactas y naturales..(ráfaga)…Fue el propio Sarmiento quien en 1869 inauguró la Academia de Ciencias…Eran tiempos fundacionales en los que se creía en un destino como país, el mismo que pareció extraviado durante años y que hoy busca reencontrar la senda correcta a partir de una convicción: “no hay ningún país exitoso en el mundo que carezca de una fuerte identidad y sentido nacional“…(ráfaga)…

El propio Jorge Luis Borges gustaba decir: “SER es un acto de fe” y “hacer una historia” tiene que ver con “palpar un sueño colectivo”… La tarea para superar la crisis pasa por creer en valores superiores y convencernos de que pertenecemos a una nación

Será desde esta idea de pertenencia que la Argentina saldrá de un fatalismo que caló hondo en segmentos amplios de la opinión ciudadana y nos hizo impotentes para aprovechar nuestra capacidad real en investigación y en el desarrollo en ciencias y de las cuales depende – según lo confirman las estadísticas mundiales- que un país se ubique en la lista de naciones desarrolladas…

..cort.. LA CIENCIA ARGENTINA EN LA VIDRIERA…(cort)….

Fotografías: Ceremonia de entrega del Premio Nobel a Milstein, año 1984, Revista 3 PUNTOS, número 249 del 4 de abril de 2002; y rostro pensativo de Milstein. Registro de José Miguel Zambrano.

Entry Filed under: Programas

1 Comment Add your own

Leave a Comment

Required

Required, hidden

Some HTML allowed:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed