Entradas de archivo para marzo, 2004

Programa 4 – Por qué hay alto nivel científico local y pobre impacto social y productivo

El desinterés de muchos gobiernos en promover la investigación industrial y la innovación tecnológica nos acercó a los países más postergados en temas de ciencia aplicada a la producción. Faltó tener buenos oídos para escuchar y comprender en su acertada dimensión lo que dijo Houssay en 1961: “la ciencia, la técnica y la investigación son la base de la salud, bienestar, riqueza, poder e independencia de los pueblos modernos”. Son procesos en los cuales la inversión en educación es clave; tanto como la vinculación entre universidades, centros de investigación, y empresas privadas y del Estado. Esto lo entendieron países hoy exitosos como Corea del Sur, Irlanda y Finlandia. (más…)


Programa 3- Hacer una historia exige palpar un sueño colectivo.

Ese “desconocimiento” se encarnó en ministros que, por ejemplo, mandaron a los científicos a “lavar los platos” o -como le sucedió a Milstein- lo instaron a irse del país ya que con su alto nivel científico no tenía futuro en la Argentina. La segunda mitad del siglo XX representó así un retroceso con relación a lo hecho a fines del siglo XIX, cuando figuras como Sarmiento -que en 1869 inauguró la Academia de Ciencias- invitaron a científicos y maestros para despertar vocaciones y apuntalar desarrollos en ciencias exactas y naturales. Hay que desterrar el fatalismo que nos hizo perder sentido de pertenencia, y trabajar sobre nuestras capacidades en ciencia e investigación. (más…)


Programa 2 – Desarrollo competitivo implica utilizar conocimiento en ciencia y técnica.

En la actualidad parece existir conciencia de que la prosperidad nacional se crea con investigación y no se hereda a partir de ventajas comparativas que da la posesión de recursos naturales. Hay que exportar con mayor valor agregado. Hoy el país vende muchas toneladas de productos a 10 centavos de dólar por kilogramo e importa, en promedio, por más de 4 dólares. Se sabe que apoyar la educación, la ciencia y la tecnología son inversiones y no gastos, y que cambiar “el modelo productivo del país” mucho tiene que ver con el impulso que se le de a la actividad científica. Hay datos que permiten abrigar cierta esperanza de que eso ocurra. (más…)


Programa 1 – Presentación. No promover la ciencia es hipotecar nuestro futuro.

La Argentina es dueña de una tradición científica que se descuidó durante décadas. El desafío es retomar ese camino que el mundo desarrollado conoce muy bien y que es el único capaz de generar riqueza y bienestar. Para esto la Argentina debe valorar a los recursos humanos que forma pero que luego no logra retener. A favor de esta sociedad del conocimiento -que necesita del compromiso de la clase dirigente, del sector empresario privado y del Estado- hablaron nuestros premios Nobel en Ciencias: Houssay y Leloir. También Milstein advirtió que, para alcanzarla, hay que aumentar el porcentaje de inversión en ciencia. Si no, “no se puede esperar nada”.
(más…)